Vapear para dejar de fumar

El cigarrillo es una de las adicciones más difíciles con las que las personas pueden lidiar, no sólo por los daños médicos a largo plazo sino por la ansiedad causada por la abstinencia a la nicotina, considerada como una de las substancias psicoactivas más adictivas del planeta y que crea dependencia al tabaco debido a la liberación de la dopamina, haciendo el parar de fumar una tarea titánica.

Debido a lo anterior existen diversas formas para dejar de fumar y, más precisamente, lidiar con la dependencia al cigarro. Éstos se dividen en dos grupos: los medicamentos que no contienen nicotina y se deben adquirir con receta médica y los sustitutos de la sustancia − goma de mascar, pastillas, atomizador e inhaladores−, entre los que se han destacado en fechas recientes los cigarrillos electrónicos, el llamado vapear.

Si tu intención es dejar de fumar, en una tienda de vapeo puedes encontrar cigarrillos electrónicos que, de forma moderada, puedes ir agregando cada vez menos nicotina para así bajar gradualmente la dependencia y no sentir la ansiedad provocada por parar de fumar de golpe. Además, vapear es un 95% menos dañino que los cigarrillos comunes debido a que no permiten los carcinógenos del tabaco porque no queman alquitrán en el proceso.

Entre sus ventajas destaca una mejora en la higiene bucal, la capacidad pulmonar, una piel más sana, y una mejora considerable en la circulación además de incrementarse de manera ostensible los sentidos del olfato y del gusto. Esto se debe a que en el vapeo no se ingiere humo ni las mismas toxicas que provocan estos cambios corporales.

Los malos olores son otro de los cambios, para bien, que trae consigo el dejar de fumar y comenzar a vapear. Los no fumadores están de acuerdo en el desagradable olor que proviene de las personas fumadoras, mismo que se queda impregnado no sólo en la ropa y el aliento, sino en la piel y hasta el cabello, pero el vapor que proviene del cigarrillo electrónico puede ser customizable con fragancias frutales y agradables, mismas que no impregnan ni al individuo ni a las prendas que utiliza.

Como valor agregado, podemos mencionar que no sólo es más barato que comprar cigarrillos, ya que el gasto fuerte es únicamente el hecho para adquirir el kit y los repuestos suelen ser más económicos que una cajetilla y duran más, sino que no afecta el medio ambiente ni a los no fumadores,  de la misma forma que el humo del cigarro

En Reino Unido es tan común usar el vapeo que incluso el sistema sanitario recomienda el uso del cigarrillo electrónico como opción para dejar de fumar, sobre todo para aquellos que ya han intentado otros métodos o simplemente se niegan a dejar de fumar, pero que por salud necesitan hacerlo.

Es así como el vapeo ha demostrado ser una gran opción para aquellos que quieren dejar de fumar pero no han podido por ellos mismos o las técnicas comunes, o bien, quienes por cuestiones de salud deben disminuir la cantidad de cajetillas, optando por vapor en lugar del tabaco ¿Y tú ya vapeas?

Ivonne Koike

Licenciada en Comunicaión y periodismo, otaku y amante de la lectura. Creadora de contenido y un poquito rara y loca.