Reseña del documental: The Rolling Stones Rock & Roll Circus

Título original: The Rolling Stones Rock and Roll Circus
Año: 1996
Duración: 65 min.
País: Reino Unido
Dirección: Michael Lindsay-Hogg
Fotografía: Anthony B. Richmond
Reparto: Mick Jagger, John Lennon, Brian Jones, Keith Richards, Eric Clapton, Roger Daltrey, Pete Townshend, Keith Moon, Marianne Faithfull, Ian Anderson, Yoko Ono, Taj Mahal
Género: Documental | Documental sobre música. Conciertos

 Testimonio de un legado musical inolvidable

Diciembre de 1968. En un año que implicó tremendos cambios para la cultura mundial, en Inglaterra una banda comenzaba a dar mucho de qué hablar. Este curioso quinteto (que se volvería cuarteto) planteaba hacer un show tipo especial navideño donde su presencia como maestros de ceremonias sería el punto máximo de la presentación especial. 

Rodeado de invitados y nombres como Marianne Faithful, Eric Clapton, Taj Mahal, John Lennon con Yoko Ono, Jetro Tull y The Who, presentados es una especie de circo rockero de una plataforma, cerraría con la música de las piedras rodantes: los Rolling Stones

Sin embargo, este especial musical llamado The Rolling Stones Rock and Roll Circus, nunca salió al aire en ese momento, se dio por perdido durante muchísimo tiempo hasta que en 1993, esta pequeña cinta apareció en un contenedor en el granero de la casa de Pete Townshend, famoso guitarrista de The Who

Después de un proceso arduo de restauración, el circo de los Stones fue estrenado en el año de 1996. Dirigido por Michael Lindsay-Hogg de una idea que a Mick Jagger le nació después de ver el Magical Mystery Tour de The Beatles, esta especie de reproducción de circo ambulante musical llegaría con bombo y platillo con las intenciones de dar un buen show no sin tener algunos inconvenientes en el armado del mismo. 

Contando con actos circenses de verdad, el show comenzaría con la legendaria banda Jethro Tull que interpretaría Song for Jeffrey con Tommy Iommi, guitarrista y cofundador de Black Sabbath, que llegó como emergente debido a la salida súbita de quien tocaba ese instrumento en la agrupación y que no tocó en vivo, sino que hizo playback debido a que por el corto tiempo no sabía los acordes del tema.

El show continuó con la mini ópera de The Who que se lució ante el público presente en la grabación del show con A Quick One (While He’s Away), para después dar paso a un pequeño acto de trapecistas como preludio a que Taj Mahal apareciera en el escenario para poner el toque de blues con Ain’t That a Lot of Love

 

El baterista de los Stones, Charlie Watts, haría una solmene presentación a la gran Marianne Faithful que con la balada Something Better y acompañada de un vestido morado elegante para el show del circo, puso el punto melancólico del espectáculo ambulante.

Uno de los momentos más memorables en esta grabación por años perdida es, sin duda, el encuentro entre John Lennon y Mick Jagger, dos íconos de la música británica que, como amigos de antaño, se sentaron a hablar de Dirty Mac, este ensamble de artistas que incluía a Mitch Mitchell de The Jimi Hendrix Experience, Eric Clapton de Cream, Keith Richards de los Stones y las vocales y guitarra líder de Lennon en una época en que las diferencias con Paul McCartney eran palpables. 

Esta charla entre amigos que confiesan entre sí haber querido ese encuentro desde tiempo atrás da paso para volver al blues con el cover de Yer Blues que se alargaría hasta la extraña aparición vocal de Yoko Ono para que sonara Whole Lotta Yoko como show preliminar al platillo fuerte. 

Es ahí que Lennon introduce a los maestro de la ceremonia, los Rolling Stones, que aprovechaban este espectáculo circense para promocionar su mas reciente album llamado Beggar’s Banquet y del cuál tocarían Parachute Woman, No Expectations, Jumpin’ Jack Flash, You Can’t Always Get What You Want, la memorable Sympathy for the Devil y despedirían el show con Salt of the Earth, en medio de un ambiente festivo entre invitados y público.

El experimento circense musical de los Stones, con el tiempo, se ha convertido en un evento memorable no tanto por el gran show que los anfitriones dieron sino por la serie de circunstancias que lo rodean. Por ejemplo, la última aparición de Brian Jones con los Stones, quienes se acoplarían como el cuarteto que hoy en fecha conocemos. También se conoce el agotamiento que los Rolling cargaban encima, una de las razones por las que se dice que Jagger y Richards, al ver el resultado, decidieron enlatar el proyecto. 

Ahora, 25 años después de ser lanzado y rescatado, el Rolling Stones Rock and Roll Circus es un testigo grabado de una época en que los estridentes colores y diseños de vestuario nos muestran un pedazo de la psicodelia hippie así como de los momentos de revolución sociocultural en los que la música era una vía de unión y escape, pero sobre todo una muestra del pasado, de los orígenes de una banda que, sin pensarlo, se convertiría en una de las más longevas de la historia. 

Así, con circo, maroma, teatro y guitarrazos, los Stones demuestran porqué son tan queridos a la fecha, dejando atrás estas huellas de culto que ahora, con la triste pérdida de su baterista, el gran Charlie Watts, sirve para recordarnos que las piedras siguen y seguirán rodando por generaciones que pueden disfrutar actualmente gracias a DIRECTV GO, plataforma que combina contenidos on demand y en vivo. 

Aarón Navarro

Comunicólogo, melómano, cinéfilo, amante de la lectura. Escribo opiniones/reseñas de películas y series.