Reseña del anime: Heion Sedai no Idaten-tachi

Título original: Heion Sedai no Idaten-tachi (TV Series)

Año: 2021

País: Japón

Dirección: Seimei Kidokoro

Guion: Hiroshi Seko. Manga: Coolkyoushinja, Amahara

Fotografía: Animación

Reparto: Animación

Productora: MAPPA

Género: Serie de TV. Animación. Fantástico. Acción. Comedia | Manga. Magia. Parodia

Entre las series que más me han llamado la atención de esta temporada es sin duda Heion Sedai no Idaten-tachi, licenciada en Latinoamérica por Crunchyroll y que desde el opening demuestra no ser una serie del montón, gracias a su animación que combina colores y proporciones no comunes para llenarnos a un mundo donde los Dioses caminan entre nosotros… bueno, cuando no están peleando.

La premisa nos dice que hace 800 años los demonios estuvieron a punto de terminar con la raza humana por lo que los Dioses, nombrados Idaten, decidieron intervenir, aunque para acabar con ellos tuvieron que sellarse, todos menos una, quien se ha encargado de entrenar a las nuevas generaciones, aunque sólo uno parece estar interesado en aprender esas técnicas, ya que debido al largo periodo de paz, la mayoría invierte su tiempo en otras tareas.

Sin embargo, un extraño científico logra reanimar a uno de los demonios ante los ojos de tres Idaten, quienes nunca habían visto a estas míticas criaturas y aprenden, a la mala, que sus años de ociosidad los han vuelto débiles ante las amenazas que se aproximan.

La trama pinta para ser una de las series destacadas de esta temporada no sólo por sus épicas peleas sino por la audacia presentada a usar los colores de una forma poco usual. Además, aunque los personajes se encasillan en personalidades por demás gastadas, el que posean habilidades de Dios y un pasado que apenas se comienza a vislumbrar, logra mantener al espectador pegado a la pantalla.

Solo resta esperar a que lleguen más capítulos a CrunchyRoll y se mantenga con el buen ritmo que promete.

 

Ivonne Koike

https://www.youtube.com/@koikedesu/featured

Licenciada en Comunicaión y periodismo, otaku y amante de la lectura. Creadora de contenido y un poquito rara y loca.