Reseña del anime: Ex−Arm

Título original: Ex-Arm (TV Series)

Año: 2021.

País: Japón

Dirección: Yoshikatsu Kimura

Guion: Tommy Morton (Manga: Shinya Komi, HiRock)

Música: Sō Kimura

Fotografía: Animation

Reparto: Animation

Productora: Coproducción Japón-Estados Unidos; Visual Flight / Crunchyroll

Género: Serie de TV. Animación. Acción. Drama. Ciencia ficción | Manga. Cyberpunk. Policíaco

 

CrunchyRoll originals ha tenido aciertos, como Onyx Equinox, pero también errores y lamentablemente son estos los que más quedan en la mente de los fanáticos quienes no perdonan tan fácil el que su manga favorito haya sido adaptado en una serie con tantos fallos en cuestión de animación, me refiero a Ex−Arm, cuyo primer capítulo se estrenó en enero de este año 2021 y desde entonces ha dado mucho de qué hablar.

La premisa gira en torno a Akira Natsume, un estudiante quien, en pleno 2014 es atropellado en un intento de defender a una chica que está siendo molestada por los acostumbrados “maleantes” que nos presentan los animes. De lo próximo que se entera –él y los espectadores− es que de alguna forma se encuentra en el año 2023 en forma de inteligencia artificial y convertido en un arma ¿La razón? Sólo su cerebro sobrevivió al accidente y ahora, deberá trabajar con X-ARM, para recuperar sus recuerdos y su cuerpo perdido.

Lo primero que llamó mi atención fue el poster con el que está anunciado en la plataforma de CrunchyRoll y aunque este género policiaco no es mi favorito decidí darle una oportunidad, esperando alguna sorpresa como ocurrió con Psycho-Pass, pero la sorpresa fue para mal apenas unos minutos después de empezar el primer capítulo y no por la historia, misma que tiene elementos de Sci-fi y que recuerda a películas como Matrix (que ya sabemos está inspirada en Ghost in the Shell) o Terminator, sino por lo descuidado de su animación, la censura innecesaria y el poco dinamismo de sus peleas.

Pese a que el opening aún te mantiene positivo ante lo que verás, bastan unas pocas secuencias para sentirte en la época de la Play Station 1 donde todo era diseñado enteramente por CGI, y no es precisamente que esto sea malo, pero en el caso de Ex−Arm los personajes están descuidados, se mezcla el 2D con el 3D y al llegar a las escenas de acción termina siendo un desastre que hace que olvides la historia y sólo te enfoques en lo difícil que es continuar viendo la extraña y descuidada serie.

En cuanto a la censura es un tema que raya en lo exagerado −aunque de esto quizás sólo se enteraran quienes leyeron el manga o hayan leído las malas reseñas que tiene el anime dentro de la misma plataforma de streaming−, ya que si bien es comprensible que se intenten cubrir los desnudos, también se acorta, tapa, mutila o esconde el hecho de que dos mujeres –aunque una es una especie de máquina a lo Chobits− se besen ni siquiera en plan romántico, sino a modo de activar la interfaz que permite a Akira usar el cuerpo robótico para moverse.

Al final es un anime que decepciona a quienes siguen la historia en su formato manga y no logra ganar más adeptos debido a la animación tan poco cuidada, más si es una serie de anime, y los continuos tropiezos que presenta a lo largo de los capítulos que han salido en la plataforma.

Ivonne Koike

Licenciada en Comunicaión y periodismo, otaku y amante de la lectura. Creadora de contenido y un poquito rara y loca.