Reseña de la película: Veinteañera, divorciada y fantástica

Título original: Veinteañera, divorciada y fantástica

Año: 2020

Duración: 96 min.

País: México

Dirección: Noé Santillán-López

Guion: Angélica Gudiño

Música: Dan Zlotnik

Fotografía: Mario Gallegos

Reparto: Paulina Goto, Claudio Roca, Vadhir Derbez, Jesús Zavala,

Productora: Different Films.

Género: Comedia. Romance

 

El príncipe azul parece estar, por fin, haciéndose obsoleto. Antes, la fórmula inequívoca del éxito para una mujer era encontrar al hombre de su vida y así formar con él la familia ideal, aun si ninguna de las dos partes estuviera conforme con ello. Hoy en día es cada vez más común no solo en cine internacional sino también nacional –aunque con ciertos tropiezos−ver historias que muestran los distintos matices del “y vivieron felices por siempre”.

Veinteañera, divorciada y fantástica se centra en Regina, quien siempre ha soñado con casarse con el amor de su vida, objetivo que logra con Juanpa su novio; sin embargo, el cuento de hadas parece no marchar como debería ya que tras una pelea donde ambos se gritan de todo, deciden darse un tiempo para pensar las cosas. Y aunque aquí podríamos pensar que cosas mejores les esperan y optaron por la solución más madura, lo cierto es que Regina no toma muy bien la decisión, ya que ser veinteañera y divorciada no va con una niña bien.

Sin saber cómo afrontar la situación decide dejar Guadalajara rumbo a la Ciudad de México, donde Juanpa aceptó un trabajo para así poner tierra de por medio. Lamentablemente, el hombre está haciendo todo menos pensar las cosas, ya que para él, ese “tiempo” es un reinicio de su soltería y la insistencia de su aún esposa, sólo le convence más de querer el divorcio. Regina por su parte se afronta a diversos problemas, ya que su pareja había sido el centro de su universo. Es así como se verá forzada a buscar un trabajo por primera vez en su vida y embarcarse en un viaje de descubrimiento y amor propio.

La cinta a primera vista parece una variación de Cindy La regia pero versión Guadalajara. Y es que con apenas algunos cambios en el guion parece contarnos la misma historia: una chica ingenua que se afronta a la Ciudad de México después de que las cosas con su pareja no salieran como “debían ser”. Sin embargo, en mi opinión, Veinteañera, divorciada y fantástica, logra un resultado más sobresaliente que la primera, ya que se ve un crecimiento de la protagonista y un cierre mejor trabajado.

Si bien la trama no es nada novedosa, ya que pareciera haber una oleada de cintas que le enseñan a la mujer –tristemente muchas necesitan aún verlo en pantalla para creerlo−que el final del cuento no es siempre con el príncipe azul, sí es bastante entretenida, ya que los personajes no caen en los clichés de los que tanto se ha abusado. Como plus tenemos que se tocan otros temas como la adopción de perros callejeros y el acoso laboral, los cuales le dan un toque distintivo por sobre otras producciones, sobre todo por una de las escenas finales que no se veía venir pero es muy acertada

Las actuaciones no son nada del otro mundo, pero tampoco están mal. Todos hacen lo que les toca logrando una comedia donde nadie se queda corto pero tampoco sobresalen. La música también juega un papel importante ya que toca varios géneros pero sobre prevalecen los temas de OV7 y Kabah, himnos muy acordes a la edad de los protagonistas y que despertarán la nostalgia en más de un espectador.

Veinteañera, divorciada y fantástica es una cinta de Noé Santillán-López que  amplía el universo presentado en Treintona, soltera y fantástica, filme que aborda la historia de la tía de Regina. Además, se anota un acierto al programar el estreno este 13 de marzo como una celebración más al empoderamiento femenino. Es una película divertida para ver en fin de semana que pese a sus pretensiones de ser algo más, termina siendo muy parecida a otras ya existentes, aunque sí, tiene sus peculiaridades.

Ivonne Koike

Licenciada en Comunicaión y periodismo, otaku y amante de la lectura. Creadora de contenido y un poquito rara y loca.