Reseña de la Película Un Jefe en Pañales 2: Negocios de Familia

Título original: The Boss Baby: Family Business
Año: 2021
Duración: 97 min.
País: Estados Unidos
Dirección: Tom McGrath
Guion: Tom McGrath, Michael McCullers; basado en los cuentos de Marla Frazee
MúsicaSteve Mazzaro, Hans Zimmer
Reparto de voces: Alec Baldwin, James Marsden, Amy Sedaris, Ariana Greenblatt, Jeff Goldblum, Eva Longoria (en inglés); Mario Arvizu, Ricardo Margaleff, Veronica Montes, Abril Gómez, Óscar Flores (en español)
Productora: DreamWorks Animation
Género: Animación. Comedia | Cine familiar. Secuela

 

Mismo traje, nuevas aventuras

Una de las más grandes sorpresas en las nominaciones al Óscar del año 2018 fue que Un Jefe en Pañales (2017) lograra un lugar en la terna de Mejor Película Animada al lado de cintas como Coco, Cartas a Van Gogh, The Breadwinner y Olé: El Viaje de Ferdinand, mismas que presentaban historias mucho más llamativas que la trama planteada por este filme basado en los cuentos de Marla Frazee.

En ella, el director Tom McGrath contaba la historia de Tim, un niño de 7 años que disfrutaba de ser hijo único hasta la llegada de un hermano menor: un bebé vestido de traje enviado a su lado para detener los malvados planes conspirativos de una corporación llamada Puppy Co., lo que daba pie a una rivalidad entre ellos mientras aceptaban la esencia de la hermandad que poco a poco y a pesar de las diferencias, los iría uniendo hasta vencer al villano.

En esta secuela, el tiempo ha pasado y los hermanos Ted y Tim Templeton han crecido, uno como un gran empresario solitario y el otro como un padre de familia amoroso de dos niñas que, de repente, descubre que su hija mayor deja de ser tan cariñosa como lo era. Sin embargo, los negocios de familia regresan en forma de la bebé menor de Tim, Tina, que súbitamente necesitará de la ayuda de su padre y su tío para salvar al mundo.

Aunque esta secuela animada ronda caminos similares a la primera, como el súper villano de dudosas intenciones o incluso la fantasía y la aventura de hermanos, McGrath expande un poco más el universo de este Jefe en Pañales al presentar personajes nuevos que sirven para la causa hilarante y para recordarnos ahora no sólo el poder de la hermandad sino la importancia de la familia así como el proceso de madurar tanto de adultos como de hijos.

El estilo de animación se nota diferente al de la primera, alimentándose un poco más de aquel que podemos ver en la serie animada de Dreamworks y Netflix titulada Un Jefe en Pañales: De Vuelta a los Negocios, donde podemos ver cierto avance a lo que fue hace unos años, que de repente mezclaba algunos diferentes estilos.

Aquí, McGrath se aleja de eso para ofrecer una colorida experiencia donde las bromas funcionan para niños y adultos por igual. Además, el guion tiene una buena mezcla entre un humor bastante ácido complementado con algunas referencias a la cultura pop, desde un particular uso de la canción Time Warp, original del Show de Terror de Rocky, hasta algunos muñecos de Los Amos del Universo entre otros detalles. 

Otro punto destacado son las secuencias de aventura las cuales van desde una persecución en pony hasta la aparición de bebés ninjas, que hacen de esta secuela una especie de hilarante exageración del mundo creado por Marla Frazee, mismo que no duda en retomar la temática de la relación entre hermanos en un diferente punto sino que además refleja ese extrañamiento que existe entre los adultos y los jóvenes.

La labor actoral de las voces en su idioma original funciona muy bien. Tenemos de vuelta a Alec Baldwin como el Jefe en Pañales/Ted para hacer ahora equipo con James Marsden en el rol de Tim y Amy Sedaris como la hija/sobrina que pertenece a Baby Corp., causando momentos bastante cómicos en la dinámica de sus personajes.

En cuanto al doblaje, no se queda atrás ya que la experiencia de Mario Arvizu dota de la adecuada mezcla de seriedad y comedia que necesita Ted mientras que Ricardo Margaleff y Verónica Montes intentan siempre estar a la altura de él. Pero es el villano, el Dr. Erwin Armstrong, quien en voz de Jeff Godlblum en inglés y Oscar Flores en español, quien se pone a la par de los demás como un antagonista amante de los dulces que es un tanto narcisista.

Aunque la secuela de Un Jefe en Pañales parecía ser una más del montón, su extravagancia y su mensaje mejor desarrollado en medio de estas aventuras infantiles hacen que mejore su propuesta e incluso se vuelva más entretenida que su antecesora, además de dejar en claro la posibilidad de una tercera parte. Así, la mayor lección que deja esta cinta es que no importa la distancia ni la edad, los negocios y los lazos de familia podrán cambiar pero jamás separarse. 

 

Aarón Navarro

Comunicólogo, melómano, cinéfilo, amante de la lectura. Escribo opiniones/reseñas de películas y series.