Reseña de la película: Presencias malditas

DIRECTOR: Kim Jin-won

GUIONISTA: Kim Jin-won

CAST: Seo Yea-Ji, Seon-kyu Jin, Yoon-ho Ji

AÑO: 2019

PAÍS: Corea del Sur

DURACIÓN: 98 Minutos

GENERO: Horror

CLASIFICACIÓN: TBC

FECHA DE ESTRENO: 04 DE FEBRERO 2021

Hace más de veinte años una cinta japonesa −Ringu (1998)− causó revuelo entre los espectadores al abordar el tema de la existencia de una grabación que, si la veías, sellaba tu muerte en siete días; tanto fue su éxito que más pronto que tarde se filmó el remake estadounidense, obteniendo altas cifras en taquilla y dando pie a una ola de horror asiático en el cine americano. En 2008 apareció en Tailandia Coming Soon, la cual juega con la sensación detrás de ver una película de terror que parece repetirse en la realidad de un empleado que la vio antes de su estreno.

Presencias malditas (Amjeon, 2019), a estrenarse el próximo 4 de febrero, recuerda a los anteriores títulos. La trama juega con la leyenda urbana de “Warning”, una cinta exhibida únicamente en un festival de cine para después ser olvidada debido a la misteriosa y violenta muerte de los involucrados en la producción y cómo se convierte en la última esperanza de Mi-Jung, una aspirante a directora de cine quien, tras la fecha límite de su jefe para darle resultados, se adentra en un peligroso camino para investigar la veracidad de este mito.

La cinta inicia presentándonos a Mi-Jung como los ojos a través de quien conoceremos todo, una chica aparentemente normal, solitaria y apasionada por lo que hace, pero que se enfrenta a un bache en su sueño de dedicarse al séptimo arte por medio de sus guiones de terror. A pesar de una aparente falta de carisma, el desarrollo de la trama nos permite, demasiado tarde quizás, comprender el porqué de sus acciones y sentir empatía por ella; sin embargo, esto no es del todo mal, ya que una parte del horror asiático se basa en no saber qué sucede hasta casi el final.

En cuanto a la premisa, como ya dije recuerda a Ringu debido a la existencia de un metraje maldito, pero juega con la idea de no ser algo accesible al público, ya que incluso los involucrados o contenedores de información intentan disuadir a la protagonista de seguir indagando. Se adentra en las motivaciones humanas para querer algo que involucra no sólo una mirada morbosa a la historia del corto, sino que plantea la pregunta ¿Hasta dónde llegarías con tal de cumplir tus sueños?

Sin resaltar a nivel técnico o de guion, la cinta lleva de la mano al espectador por un camino de suspenso, uno que otro sobresalto y más de una sorpresa a lo largo y al final del metraje, involucrando al público al no saber si sus propias decisiones habrían resultado en un desarrollo parecido. Presencias malditas es una cinta que bien vale la pena ver si estás sediento por algo diferente a la cartelera de terror que generalmente nos ofrecen.

Ivonne Koike

Licenciada en Comunicaión y periodismo, otaku y amante de la lectura. Creadora de contenido y un poquito rara y loca.