Reseña de la película: No te preocupes cariño

Título original: Don’t Worry Darling

Año: 2022

Duración: 122 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Olivia Wilde

Guion: Katie Silberman, Carey Van Dyke, Shane Van Dyke

Música: John Powell

Fotografía: Matthew Libatique

Reparto: Florence Pugh, Harry Styles, Olivia Wilde, Gemma Chan, Chris Pine, KiKi Layne, Nick Kroll, Douglas Smith, Kate Berlant, Asif Ali, Dita Von Teese, Timothy Simons, Sydney Chandler

Productora: Vertigo Entertainment, New Line Cinema. Distribuidora: Warner Bros.

Género: Thriller. Intriga | Thriller psicológico. Años 50

Sinopsis

Alice (Pugh) y Jack (Styles) tienen la suerte de vivir en la comunidad idealizada de Victoria, una ciudad experimental de la compañía en donde los hombres que trabajan para el Proyecto Victoria de alto secreto viven con sus familias. El optimismo por el estilo de vida de la sociedad en los años 50 que tiene el Director General, Frank (Pine), visionario corporativo y Coach Motivacional de Estilo de Vida, ancla todos los aspectos utópicos de la vida diaria y unida en el desierto. Pero cuando empiezan a aparecer grietas en su idílica vida, exponiendo destellos de algo mucho más siniestro que se esconde bajo la atractiva fachada, Alice no puede evitar cuestionarse exactamente qué están haciendo en Victoria, y por qué.

Opinión

Hace un buen rato que una película no causaba tanto escándalo, no por su contenido, sino por todo el entorno a la cinta, caso de Harry Styles y Olivia Wilde, Shia Labeouf corrido, o Florence Pugh negándose a promocionar la cinta, todo un tema, que no hizo más que darle publicidad a la cinta y que, al menos, por morbo, todo mundo quisiera verla.

De entrada, hay que decirlo, el avance de la cinta prometía, se veía una película diferente, distopica, que iba a sorprender, con buenas actuaciones, grandes personajes, y sobre todo la emoción de ver nuevamente en la dirección a Olivia, que en su debut con un largometraje sorprendió a todos con la divertidísima y profunda: Booksmart. Los ingredientes estaban ahí, pero el producto final, es casi, en su totalidad una completa decepción.

Su más grande problema es el ritmo, la película es lenta, por momentos es desesperante porque sabes que algo no está bien pero la trama no avanza, se estanca y no desarrolla absolutamente nada, se vuelve tediosa, pesada, enredosa, y la realidad es que estás viendo una cinta que plantea una distopía, pero sin entender cuál es el punto, que pasa, nadie explica nada, los personajes no se desarrollan, todo se siente como te doy poquito, pero no te doy, pero si otro poquito y todo avanza en un círculo sin llegar a ninguna parte.

De pronto todo se convierte en una fábula feminista que busca darle una cachetada al machismo, ahí están los ingredientes, mujeres que solamente están para cocinar y ser el soporte del hombre que sale a diario a trabajar y quiere volver a un hogar perfecto. Mujeres que sólo están para sonreír en las fiestas, pero a pesar de que es un discurso bien fundamentado, tampoco este lado feminista llega a cuajar del todo y también se queda corto en su discurso.

La realidad es que a Olivia la película se le va de las manos, se toma demasiado tiempo en llegar, y cuando llega ya no tienes mucho interés en descubrir lo que sucede en este lugar llamado Victoria que se encuentra en medio del desierto. La verdad es que, si no fuera por Florence Pugh que entrega una actuación espectacular, impresionante, y que carga con toda la película, sería una cinta bastante olvidable, porque la verdad es que ni Olivia Wilde, ni Harry Styles, tampoco Nick Kroll, y mucho menos Chris Pine entregan buenas actuaciones o personajes interesantes, Florence lo es todo, pero tampoco le alcanza para salvar el desastre al que ya se dirigía esta historia.

Buena musicalización, eso sí hay que decirlo. Y pues, sí, es muy parecida en su estética a aquella cinta con Nicole Kidman: Las mujeres perfectas, pero para nada eso es un cumplido, no hace falta obviar las razones.

Al final, el escándalo fuera de la pantalla estuvo mejor, se hizo mucho ruido, y nos entregaron muy poco, o al menos, no se acercaron a dar lo que prometían.

Óscar Ignacio Beltrán González