Reseña de la película: Maléfica 2: Dueña del mal

Título en español: Maléfica: Dueña del Mal
Título original: 
Maleficent: Mistress of Evil
Dirección: 
Joachim Rønning
Guion: 
Linda Woolverton, Micah Fitzerman-Blue, Noah Harpster
Fotografía: 
Henry Braham
Música: 
Geoff Zanelli
Clasificación: 
A
Distribuidora:
Walt Disney Pictures
Elenco: 
Angelina Jolie, Michelle Pfeiffer, Elle Fanning, Ed Skrein, Chiwetel Ejiofor, Juno Temple, Sam Riley, David Gyasi, Lesley Manville, Imelda Staunton, Harris Dickinson, Jenn Murray, Kae Alexander, Fernanda Diniz, Teresa Mahoney, Takamasa Ishihara, Robert Lindsay, Judith Shekoni, Barry Aird, Joakim Skarli, Zak Holland, John Carew, Russell Balogh, Jess Liaudin, Bernardo Santos, Bruce Johnson, Tom Bonington, Rayna Campbell, Kas Meghani, Alex Martin, Mens-Sana Tamakloe, Mark Knightley, Axel Nu, Frederick Szkoda
Género: Fantástico
País: 
Estados Unidos
Duración: 
118 min.
Fecha de estreno: 
18 de Octubre de 2019

Han pasado cinco años desde que la figura de Maléfica fue transformada de una animación estilizada de capa negra, con cuernos y un cuervo en el brazo a la protagonista de su propia película. Pasó de ser la vengativa hada sin nombre retomada por los hermanos Grimm y Charles Perrault a una despechada criatura mítica celosamente protectora, habitante del Páramo. Y pese a la polémica generada en aquel entonces por haber convertido a una villana en una especie de antihéroe, este 18 de octubre llegará a las pantallas de cine Maléfica 2: Dueña del mal, estelarizada de nuevo por Angelina Jolie y Elle Fanning.

La trama nos sitúa cinco años después de la primera parte, lapso donde Aurora ha sido la regente del Páramo mientras prosigue su relación con el príncipe Phillipe a quien conoció en la primera entrega. Como argumento central de la cinta, Maléfica será juzgada por sus acciones del pasado en tanto prueba, ante los humanos como a sí misma, ser merecedora del título de “madre” de la bella durmiente. También se centra en la amenaza contra el reino mágico, quienes se ven cada vez más relegados por los humanos.

La animación digital es el elemento más destacable de toda la película. Las alas de Maléfica así como las del resto de hadas oscuras son simplemente impresionantes, además de los escenarios usados para fortalecer el hecho encontrarse en lugares idílicos, rodeados de naturaleza recordando por momentos a los del Hobbit. Las criaturas mágicas también son dignas de mención en razón de los detalles de sus rostros y cuerpos mostrando una fauna diversa junto a espíritus del bosque nunca antes vistos.

La historia no es nada del otro mundo, intentan continuar con el cuento de hadas en el que se desarrolla y exponer el filme como “la historia jamás contada de Maléfica” siguiendo con la “humanización” del personaje dejando muy atrás a la villana y antigua heroína, dándole en esta ocasión un estatus de deidad. La narrativa empieza bien pero a la mitad se pierde por completo llegando a hacerse tediosa y aburrida, el final es completamente descabellado, hace guiños a distintas cintas e incluso pareciera convertirse en una epopeya griega con toques prehispánicos y mitológicos.

Uno de los elementos más rescatables son las actuaciones y caracterizaciones de cada uno de los actores. Angelina Jolie brilla en un papel a la medida, logra encarnar las dos caras del hada, maternal y egoísta mientras resalta la fortaleza de quien ha crecido siendo despreciada por su apariencia. Michelle Pfeiffer es la nueva adquisición en el elenco y como siempre, es precisa en sus escenas y dota de carácter a quien siempre ha quedado detrás del Rey, la Reina. Elle Falling regresa para encarnar a la noble Aurora, lamentablemente en esta entrega tiene menos peso y a ratos luce sosa, aunque esto es más cuestión del guion que de la joven actriz.

La cinta es apta para todo público y más para los niños, quienes seguramente se sorprenderán ante los efectos y criaturas fantásticas; sin embargo, para los más grandes quizás no sea tan amena debido a la tendencia de seguir alejándose de la Maléfica presentada por Disney en 1959 y que personificaba, como su nombre lo dice, la maldad, apostando ahora por una villana proveniente del reino de las hadas a quien insisten en darle un pasado y emociones humanas para justificar sus actos.

Ivonne Koike

Licenciada en Comunicaión y periodismo, otaku y amante de la lectura. Creadora de contenido y un poquito rara y loca.