Reseña de la película: Licorice Pizza

Título original: Licorice Pizza

Año: 2021

Duración: 133 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Paul Thomas Anderson

Guion: Paul Thomas Anderson

Música: Jonny Greenwood

Fotografía: Paul Thomas Anderson, Michael Bauman

Reparto: Alana Haim, Cooper Hoffman, Sean Penn, Bradley Cooper, Tom Waits, Ben Safdie, Joseph Cross, Skyler Gisondo, Mary Elizabeth Ellis, Ryan Heffington, Nate Mann, John Michael Higgins, Harriet Sansom Harris.

Productora: Ghoulardi Film Company, Bron Studios, Focus Features. Distribuidora: Metro-Goldwyn-Mayer (MGM)

Género: Comedia. Drama. Romance | Adolescencia. Años 70. Comedia romántica. Comedia dramática

 

Este 24 de febrero llegará a los cines Licorice Pizza, cinta nominada a los premios Oscar en tres categorías: mejor película, mejor director y guion original, de la mano de Paul Thomas Anderson −quien parece haber bosquejado la historia a base de memorias, anécdotas y amores de juventud− en la dirección y guion, trayéndonos a Alana Haim y Cooper Hoffman como pareja protagónica y siendo éste el debut de ambos como actores, por difícil que sea de creer.

La historia nos presenta a Gary Valentine, un chico de 15 años quien se ve flechado por una mujer de 25 de nombre Alana, contratada como asistente para ayudar en la toma de foto en su secundaria y a la que invita a tomar un refresco. Ante la negativa de la chica, él lejos de rendirse o amedrentarse, hace gala de su persistencia, encanto nato y semi fama como actor para continuar la conversación, mientras insiste en esperarla esa noche para una bebida.

Aunque ella sigue negándose, al final termina asistiendo dejando claro que sólo podrán ser amigos debido a la diferencia de edades, pero, sin darse cuenta, cayendo en un juego de coqueteos y celos donde Gary también se ve inmerso, dando origen a una historia de amor que de alguna forma funciona en pantalla y hasta provoca algunos “aww” por parte del público.

La primera mitad es sencillamente hermosa, logra no sólo transportarte por completo a los años 70 –gracias al buen cuidado técnico recibido−, sino a rememorar tu primer amor, incluso ese no destinado a suceder. Esto se logra no sólo a la atmosfera semi fantástica donde se desarrolla, con elementos reales como el desabasto de gasolina del 78 en E.U, pero también con toques de fantasía.

Es en este ambiente donde Alana y Gary se conocen, coquetean, se preocupan el uno por el otro, se hacen amigos y parecen no decidirse si dar el siguiente paso o esperar a que el otro lo haga. Todo esto dirigido a través de pequeñas anécdotas, sucesos, percances que van ligándose para conformar la trama que funciona no únicamente por el ambiente creado por el director, sino gracias a la química entre Cooper Hoffman y Alana Heim.

No sólo les crees que están enamorados, sino que hacen que te importe la historia, pese a tener momentos surrealistas; sin embargo, la segunda mitad rompe esta burbuja al intentar ponerse seria y decantarse más hacia el melodrama, brindando profundidad a los personajes a trompicones para dar más peso al cierre, pero sacrificando el ritmo manejado hasta el momento.

Licorice pizza es una buena película, posee una fotografía y un soundtrack que no tienen desperdicio, al igual que sus actuaciones principales, pero en cuanto a trama, pareciesen ser dos mitades de cosas diferentes unidas únicamente con el pretexto de la pareja, intentando adornar de más una sencilla historia de amor adolescente que funcionaba muy bien sin tanto desarrollo.

 

Ivonne Koike

https://www.youtube.com/@koikedesu/featured

Licenciada en Comunicaión y periodismo, otaku y amante de la lectura. Creadora de contenido y un poquito rara y loca.