Reseña de la película: La señora Harris va a París

Título original: Mrs. Harris goes to Paris

Año: 2022

Duración: 92 min.

País: Reino Unido

Dirección: Anthony Fabian

Guion: Carroll Cartwright, Anthony Fabian, Olivia Hetreed, Keith Thompson. Novela: Paul Gallico

Música: Rael Jones

Fotografía: Felix Wiedemann

Reparto: Lesley Manville, Jason Isaacs, Anna Chancellor, Isabelle Huppert, Alba Baptista, Rose Williams, Lucas Bravo, Lambert Wilson, Christian McKay, Roxane Duran, Ellen Thomas, Guilaine Londez, Delroy Atkinson

Productora: Coproducción Reino Unido-Hungría; Moonriver Content, Superbe Films, Hero Squared

Género: Comedia. Drama | Años 50. Moda

Sinopsis

Nueva adaptación de la novela de Paul Gallico. Narra la historia de una señora de la limpieza que enviuda (Manville) en los años 50 en Londres, y se enamora perdidamente de un vestido de Dior. Decide que ella debe hacerse con uno.

Hay películas que llegan a los cines solo para recordarnos que el cine es soñar, que el cine es disfrutar, es vivir, que hay cine que se hace con el corazón y que es capaz de mover las fibras más sensibles. Así, justo así, es La señora Harris va a París, que se ganó a pulso llegar con el sello de Garantía, porque es una forma de hacer el llamado a que la vayan a ver y no se pierdan de esta apuesta de una película de bajos reflectores, pero con una historia conmovedora, que te hará salir de buenas y con ganas de ser más gentil con todos los que te rodean.

La película nos presenta a la Señora Harris (Lesley Manville) que es una viuda más que ha dejado la guerra, y que se dedica a limpiar casas ajenas. Un día la vida conspira para cumplir su máximo sueño: comprarse un vestido Dior en París, y es aquí donde empieza la travesía de esta gentil heroína que se enfrentará al rechazo social de la mano derecha del diseñador Christian Dior, Louise Colbert (Isabelle Huppert), pero también ganará aliados como André (Lucas Bravo) y Natasha (Alba Baptista) para llegar a cumplir su sueño. Y sí, es una trama sencilla, pero todo es solo apariencia, ya que hay un interesante trasfondo político sobre la explotación laboral, la huelga y el espíritu revolucionario, encabezado por el feminismo, eso la hace una película encantadora, pero muy inteligente.

A la par del trasfondo político, y de las bonitas actuaciones, con personajes con los que enganchas desde el inicio, está esa invitación a soñar, a alegrarse la vida, a tener esas ganas de hacer de tu vida algo mejor. Y sí, ya mencionaba las actuaciones entrañables y todo lo demás, pero el verdadero personaje principal es París una ciudad romántica, pero con prejuicios, una ciudad que puede cumplir tus sueños, pero con temas complejos que tiene que solucionar para dar su mejor cara.

De esas joyitas que aparecen de vez en cuando y que tienen que ser vistas para que el espectador se enamore un poquito más del cine. La Señora Harris va a París es imperdible, con actuaciones que te van a conmover y una historia entre moda, amor y disfrutar de la vida y que definitivamente hay que ver en la gran pantalla. Hay que darle la oportunidad a estas películas que están hechas con puro corazón en cada sentido.

Óscar Ignacio Beltrán González