Reseña de la película: La llamada del Diablo

Título original: The Call

Año: 2020

Duración: 94 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Timothy Woodward Jr.

Guion: Patrick Stibbs

Música: Samuel Joseph Smythe

Fotografía: Pablo Díez

Reparto: Lin Shaye, Tobin Bell, Chester Rushing, Erin Sanders, Mike C. Manning, Sloane Morgan Siegel, Judd Lormand, Randy J. Goodwin, Brooklyn Anne Miller, Leah Contreras, Toby Leeder, Aidan Bertola, Madeleine Wade, ver 9 más

Productora: Single Malt Productions, Appreciated Films, BondIt, Kalispel Tribal Holdings, Buffalo 8 Productions

Género: Terror | Brujería

El género del terror sobrevive más por los constantes intentos de crear una película que asuste que por lograrlo. Esto no es necesariamente culpa de los directores ni escritores, ya que el público está tan acostumbrado a ver la misma historia una y otra vez que no puede culpárseles de ser cada vez más exigentes y no estar pegando gritos cada que sale un nuevo título.

Este 27 de enero toca el turno de La llamada del Diablo de mostrarse ante la crítica especializada y los fanáticos, quienes también lo son. Dirigida por Timothy Woodward Jr. y protagonizada por Lin Shaye, intenta ser original al situarnos en la década de los 80, con menos tecnología que pudiese ayudar al grupo de adolescentes que protagonizan la trama.

Este thriller sigue a este grupo de amigos conformados por los típicos estereotipos que siguen usándose hoy día. De buenas a primeras se ven metidos en un morboso juego después de que una mujer acusada de brujería muera y les deje parte de una herencia; sin embargo, para ganarla, deberán llamarla por teléfono y soportar un minuto en la línea ¿Se atreverán?

Si bien la premisa de la cinta es interesante y hasta cierto punto llamativa, lo cierto es que el inicio es demasiado lento, tomándose su tiempo para presentarnos a los personajes y sus dinámicas antes de comenzar a introducir los elementos propios de terror, alrededor del cual girará la trama; es decir, la historia de la bruja del pueblo.

Sin embargo, considero que al ser este el eje que encausará los decisiones de los otros protagonistas debió dársele más tiempo en pantalla y una explicación mas detallada al hecho que causó todo; es decir, la desaparición de la hermana de una de las adolescentes. Este minúsculo error, siendo además Lin Shaye quien la personifica, terminará por hacer que el guion decaiga conforme los minutos avanzan.

Además, la cámara nos lleva por lugares que no terminan de aportar algo a la trama y sí distraen la atención del espectador hacia un camino que la cinta no seguirá. Aunque sí que generarán una sensación incómoda por los personajes existentes, debido no sólo al lugar que tienen los circos en el imaginario colectivo dentro de una historia de terror, sino por el misterio con el que se presentan las escenas.

Los personajes caen en el lugar común de un grupo de chicos que se mete en problemas por no obedecer las reglas y que de alguna manera creen poder salir a salvo de cualquier problema, intentando –quizás− crear una empatía –no lograda− con el público por ser jóvenes e insensatos (Algo parecido a lo que logró Sé lo que hiciste el verano pasado).

Más o menos a la mitad la cinta entra en materia –por fin− y nos muestra la extraña casa de la bruja, así como el reto que deben llevar a cabo, dando inicio a una serie de sustos fáciles, gritos por todos lados, sangre a borbotones, contorsiones demoniacas y una extraña mezcla entre Silent Hill y Le temes a la oscuridad, por lo grotesco de sus recursos, pero lo “inocente” de su trama.

Algo que hay que reconocer es lo acertado de la locación para el mundo del otro lado del teléfono, ya que se compone de corredores oscuros, angostos, puertas que se cierran y entes vengativos de tu pasado a cada vuelta de esquina. Este lugar, aunado con los movimientos abruptos de cámara, tomas cortadas y acercamientos forzados sí que logran provocar en el espectador una ola de incomodidad que si no logra llegar al terror sólo es por lo flojo de la trama.

La llamada del Diablo es otra más de las cintas de terror que sólo existen para recordarnos la existencia del género y que pese a proponer ciertas cosas interesantes, no logra convertirse en un producto memorable o que impacte de alguna forma en el espectador.

Ivonne Koike

https://www.youtube.com/@koikedesu/featured

Licenciada en Comunicaión y periodismo, otaku y amante de la lectura. Creadora de contenido y un poquito rara y loca.