Reseña de la película: La carrera de Brittany

Título en español: La carrera de Brittany
Título original: 
Brittany Runs a Marathon
Dirección: 
Paul Downs Colaizzo
Guion: 
Paul Downs Colaizzo
Fotografía: 
Seamus Tierney
Música: 
Duncan Thum
Clasificación: 
ATR*
Distribuidora: 
Diamond Films
Elenco: 
Jillian Bell, Patch Darragh, Michaela Watkins, Utkarsh Ambudkar, LilRel Howery, Alice Lee, Peter Vack, Micah Stock, Gene Gabriel, Miriam A. Hyman, Erica Hernández, Frances Eve, Ian Unterman, Adam Sietz, Kate Arrington
Género: Comedia
País: 
Estados Unidos
Duración: 
103 min.
Fecha de estreno: 
1 de Noviembre de 2019

Este primero de noviembre llaga a todos los cines de la República mexicana una comedia que si bien por el póster y la sinopsis podría pasar desapercibida, en realidad es emotiva hasta las lágrimas, con personajes creíbles y una protagonista con la cual es fácil identificarse en uno o más aspectos. La carrera de Brittany fue ganadora del Premio del Público en la sección de drama en el Festival de Cine de Sundance de 2019 siendo la ópera prima del Director Paul Downs Colaizzo e inspirada en la historia de una de sus mejores amigas.

Brittany es una chica de 28 años que parece estar pasando por un bache en su vida laboral y personal, al mismo tiempo, sin padecer obesidad mórbida o alguna enfermedad crónica su cuerpo comienza a dar los primeros signos de alerta ante un posible desastre. En una ida al médico este le aconseja bajar de peso con ejercicio y dieta y aunque en un principio ella intenta defenderse alegando las premisas de todas las campañas inclusivas donde no dejan de convencer a las mujeres sobre la belleza de los cuerpos de todos los tamaños, el especialista le hace ver las consecuencias de una vida así.

Poco a poco empieza a darse cuenta sola del desbalance en su ingesta diaria y decide ir a un gimnasio; sin embargo, le basta enterarse de los costos para regresar a casa. Es así como empieza a correr en grupo, costándole verdadero esfuerzo en un principio pero consiguiendo superar poco a poco las metas pequeñas impuestas por ella misma, es allí donde conocerá a Seth, un hombre quien pese a no tener obesidad posee una pésima condición física, además de afianzar su relación con Catherine, la vecina de arriba. Sin saberlo, su vida dará un cambio radical tras ponerse el objetivo de correr en el maratón de Nueva York.

La historia comienza lenta, presentando a Brittany como objeto de burla no sólo por su sobrepeso sino por su extraña tendencia de hacer bromas –a veces de mal gusto− sobre cualquier tema. Sin gastar escenas mostrando la clase de vida que ha llevado, bastan un par de diálogos antes del médico para conocer a nuestra protagonista y aunque inicia como toda comedia, repleta de bromas y con personajes quizás hasta clichés, las cosas toman otro rumbo con algo tan simple como presentar a la chica con problemas para atarse los zapatos. Este cambio no se logra por algún efecto de cámara sino por presentar una cotidianidad para muchos adultos jóvenes.

Si bien la comedia es algo presente en toda la trama, los dramas y matices de la protagonista comienzan a surgir poco a poco cuando el resto de los personajes interactúan con Brittany. Y aunque la cinta no es contada en primera persona, las tomas de cámara involucran al público con su forma de ver a los demás y a ella misma, comparándose siempre con las demás corredoras observando a todas delgadas –o al menos bajo su percepción−mientras ella es una talla extra.

Jillian Bell es quien da vida a la protagonista y lo hace de una forma amena e inteligente ya que es apreciable el cambio físico y psicológico mientras más peso pierde. Algo digno de destacar es la evolución del personaje a lo largo de la cinta, es realista ya que le toma más de un año y pese a ir avanzando sigue tropezando y aprendiendo de sus errores sin dejar su peculiar sentido del humor, siendo esto lo que más entrañable la hace para los espectadores volcándolos en un sin número de emociones a lo largo del clímax de la cinta. Sin duda una película apta para todo público y más para quienes necesitan una dosis de motivación.

Ivonne Koike

Licenciada en Comunicaión y periodismo, otaku y amante de la lectura. Creadora de contenido y un poquito rara y loca.