Reseña de la película: La cacería

Título original: The Hunt

Año: 2020

País: Estados Unidos

Dirección: Craig Zobel

Guion: Damon Lindelof, Nick Cuse (Historia: Richard Connell)

Fotografía: Darran Tiernan

Reparto: Hilary Swank, Emma Roberts, Justin Hartley, Ike Barinholtz, Glenn Howerton, Sylvia Grace Crim, Dean J. West, Hans Marrero, Iyad Hajjaj, Ned Yousef, Betty Gilpin, Amy Madigan, Teri Wyble, Wayne Duvall, Steve Coulter, J.C. MacKenzie, Reed Birney, Hannah Culwell

Productora: Blumhouse Productions / White Rabbit. Distribuida por Universal Pictures

Género: Thriller. Terror

 

Cintas con temáticas de humanos encerrados en cierto espacio geográfico; siendo cazados como animales, ya sea por externos o por ellos mismos; así como una fuerte crítica social, no son nada nuevo. Tenemos desde Battle Royale (Kinji Fukasaku) hasta la saga La Purga (James DeMonaco) −pasando por Los juegos del hambre (Gary Ross)− como ejemplos de largometrajes donde un grupo de individuos son obligados a sobrevivir en “juegos” nada justos donde interpretan el rol, intermitente, de presa y cazador.

La trama de La cacería no es nada que no se haya hecho antes, pero sí posee variantes peculiares y escandalosas. Un grupo de ricos de izquierda se deciden a cazar a 12 “blancos” (sí, usando la palabra en ambos sentidos porque los cazadores defiende y apoya a las minorías) quienes han expresado sus ideas a través de distintos portales. Estas 12 presas se despiertan sin saber dónde están o cómo llegaron allí, pero la confusión les dura poco ya que deben empezar a correr si es que quieren tener una oportunidad de sobrevivir.

Aunque a simple vista pareciera sólo una variante de los títulos mencionados en el primer párrafo hay que destacar el revuelo que causó tras su anunciado estreno en septiembre del 2019, mismo que fue pospuesto por Universal tras desatarse una serie de tiroteos en Estados Unidos, criticado por un twit del presidente americano por incitar a la violencia y que curiosamente, ahora que se ha confirmado su inamovible estreno este 13 de marzo. Todo esto sólo ha servido para acrecentar las expectativas y el morbo por la cinta.

Hablando del filme como tal, su principal ventaja es no tomarse en serio ya que sin sacrificar la sangre, viseras y demás recursos para asegurar asesinatos lo más explícitos posibles, logra insertar chistes políticos y sociales sobre las clases sociales existentes en el mundo, así como de los problemas que aquejan a la población mundial aunque algunos se nieguen a reconocerlos. Algunos funcionan y otros no, pero logran aminorar la tensión.

La cinta no se destaca por ser propositiva ni tampoco busca serlo, cae en todos los lugares comunes del género, con crítica social y la mención contante de Rebelión en la granja de George Orwell. Aunque no pasa de ser una película palomera para quienes disfrutan estas tramas gore, tampoco es aburrida gracias a sus giros de tuerca y las caras reconocidas que aparecen en el cast.

Ivonne Koike

Licenciada en Comunicaión y periodismo, otaku y amante de la lectura. Creadora de contenido y un poquito rara y loca.