Reseña de la película: Historia de un crimen

Título original: The Collini Case
Dirección: Marco Kreuzpaintner
Guion: Robert Gold, Jens-Frederik Otto, Christian Zübert (Novela: Ferdinand von Schirach)
Música: Ben Lukas Boysen
Fotografía: Jakub Bejnarowicz
Reparto: Elyas M’Barek, Alexandra Maria Lara, Franco Nero, Heiner Lauterbach, Stefano Cassetti, Manfred Zapatka, Jannis Niewöhner, Rainer Bock, Catrin Striebeck, Pia Stutzenstein, Peter Prager, Hannes Wegener, Falk Rockstroh, Anne Haug, Thomas Stecher, Tara Fischer, Esther Maria Pietsch, Alexander Tschernek, Sabine Timoteo, Sandro Di Stefano, Axel Moustache
Distribuida por ZIMA Entertainment
Género: Drama. Thriller | Drama judicial
Estreno: 29 de octubre

Basada en la novela epónima de Ferdinand von Schicrach, y tras un paso por salas y festivales europeos, llega a pantallas mexicanas Historia de un crimen (Der fall koliini/El caso Collini 2019), cinta del realizador germano Marco Kreuzpaintner, en la que presenta un argumento simple y clásico.

Simple por los hechos que se relatarán, los cuáles no dejan mucho espacio para la especulación: un hombre, Fabrizio Collini (el actor italiano Franco Nero), aparece en escena salpicado de sangre e indicando la muerte de otra persona en una suite de lujo en un hotel ídem; otro hombre, Caspar Leinen (Elayas M’Barek), abogado novel, toma la defensa pública de Collini, para poco después enterarse que la víctima de Collini, la persona que este indica como muerta en las primeras escenas, es el prohombre Hans Meyer, archiconocido y distinguido magnate alemán, con quien Leinen tiene un pasado en común.

Clásico porque la disposición de los elementos da pie a un thriller lento y obvio, cuya resolución se anticipa obvia una vez que se entiende lo que está en juego, más una que otro trasfondo que apela a las cicatrices de la nación alemana. Sin embargo, esto permite un desarrollo preciso donde ningún elemento es superficial. Cada personaje, cada habilidad o detalle en apariencia mínimo, sirven para generar una discreta bola de demolición que empieza actuar cerca del tercer acto del filme.

Ese factor aglutinante, junto con un par de giros pequeños (toda vez que un mínimo conocimiento de la historia europea predispone a entreverlos) pero concisos, permiten que el trabajo de Kreuzpaintner no navegue como barco en la melaza de los clichés, los cuales se presentan a granel: el amor pasado que reaparece como casi dama fatal; el viejo mentor que poco a poco revela que hay detrás de sus intenciones conciliadoras; los fantasmas familiares cuya acechanza y reconciliación repercutirán en el desenlace; el novato de gran corazón; etc.

No obstante, pese a que estos elementos, así como una cámara en constante movimiento que puede resultar tan entendible (a fin de cuentas es una película de ralea judicial, por lo cual la exposición a base de diálogos será su pan suyo de cada día, y cualquier cambio en la dinámica puede ser bien recibido) como cansada (sobre todo al principio y en lo que se asimilan las miras del director), podrían dañar el resultado final, Kreuzpaintner logra solventarlos mediante una construcción de personajes que se permiten actuar en el mundo, generando sutiles concatenaciones que aportan no sólo a la intriga legal, sino también a las subtramas familiares, personales y de romances inciertos con los que se complementa la duración del metraje.

Así, sin reinventar el género, pero mostrando personajes y situaciones con la hondura moral necesaria para evadir el océano de magnanimidad con profundidad de charco que suele permear en buena parte de sus similares del cine hollywoodense, Kreuzpaintner entrega una historia cumplidora que, sin pecar de edificante se permite presentar las facetas siempre en conflicto de la condición humana.

“Historia de un crimen” se estrena el 29 de Octubre en México en cines autorizados. Checa cartelera local para mayor información.

Alberto Marín