Reseña de la película: Guasón (Joker)

Título en español: Guasón
Título original: 
Joker
Dirección: 
Todd Phillips
Guion: 
Todd Phillips, Scott Silver
Fotografía: 
Lawrence Sher
Música: 
Hildur Guðnadóttir
Clasificación: 
B15
Distribuidora: 
Warner Bros. Pictures
Elenco: 
Joaquin Phoenix, Robert De Niro, Frances Conroy, Zazie Beetz, Brett Cullen, Dante Pereira-Olson, Douglas Hodge, Jolie Chan, Bryan Callen, Shea Whigham, Brian Tyree Henry, Mary Kate Malat, Glenn Fleshler, Marc Maron, Bill Camp, Josh Pais, Leigh Gill, Adrienne Lovette, Sharon Washington, Mandela Bellamy, David Iacono, Matthias Sebastiun Garry, Mick O’Rourke, Evan Rosado, Caillou Pettis, Sondra James, Gary Gulman, Kim Brockington, Jamaal Burcher, John Cashin, Ryan Funigiello, Annie Pisapia, Ray Iannicelli, Tony D. Head, Scott Martin, Dj Nino Carta, Mark Lotito, Jason John Cicalese, Keith Buterbaught, Ray Rosario, Rose Maria Wilde, Ben Heyman, Emmanuel Rodriguez, Vincent Cucuzza, Celeste Pisapía, Marko Caka, Alexandra López Galán, Bob Leszczak, Rich Petrillo, Thomas W. Stewart
Género: Drama
País: 
Estados Unidos
Duración:
125 min.
Fecha de estreno: 
4 de Octubre de 2019

Sinopsis:

Arthur Fleck es un hombre ignorado por la sociedad, cuya motivación en la vida es hacer reír. Pero una serie de trágicos acontecimientos le llevarán a ver el mundo de otra forma.

Opinión de la Película:

El tema de las adaptaciones de cómics a cintas es parte de la moda cinematográfica actual. Gracias a Marvel y la construcción de su MCU, a Nolan y su trilogía del Caballero de la Noche y los  intentos tanto exitosos como fallidos de DC y Warner para llevar a sus héroes a crear su propio universo y visión, no cabe duda que el género del cine de superhéroes es algo que da de que hablar.

Sin embargo, hasta el momento no se había pensado en sacar a una figura icónica del mundo de los cómics para darle una deconstrucción realista, cruda y un tanto provocadora que pudiera generar una discusión temática más allá de la visión del entretenimiento. Es así como en medio de todo este boom mediático DC apostó por el director Todd Phillips (Viaje Censurado, 2000; ¿Qué Pasó Ayer?, 2009) para llevar a cabo una arriesgada apuesta: hacer una cinta en solitario de el Príncipe Payaso del Crimen, el Guasón.

La premisa nos presenta a Arthur Fleck (Joaquín Phoenix), un joven que cree que su misión es hacer reír a la gente en un mundo que cada vez se vuelve más oscuro. Aunado a un problema que lo hace reír en momentos que no debería, Fleck se ve sumergido en una espiral que lo irá convirtiendo poco a poco en este personaje, un tipo víctima de la falta de empatía en el mundo que, sumado a su condición psicológica, abraza esta locura para convertirse en el Guasón.

Recordemos que este personaje, salido de los cómics de Batman, tiene como inspiración la historia de El Hombre Que Rie, novela histórica de Victor Hugo que presentaba en su versión cinematográfica del año 1928 a Gwynplaine, personaje interpretado por Conrad Veidt, que sufría de una desfiguración realizada como castigo y que lo obligaba a sonreír todo el tiempo. Sin duda, la imagen de Veidt en esta película del expresionismo alemán sirvió a Bob Kane y Bill Finger para la creación de la viñeta del Guasón.

Desde esa historia se podía observar la cara de la tragedia detrás de la comedia, algo que la cinta de Phillips maneja muy bien al deconstruir poco a poco al personaje de Fleck. Pero la inspiración no acaba ahí ya que la influencia de Martin Scorsese se siente durante toda la película, entregándonos en Arthur una extraña combinación entre el taxista Travis Bickle del clásico Taxi Driver (1976) y el comediante wannabe Rupert Pupkin de El Rey De La Comedia (1982), curiosamente ambos personajes interpretados por el actor Robert De Niro, quien también interpreta un rol determinante en la actual obra de Phillips.

Aunque Scorsese iba a involucrarse en el proyecto, no pudo hacer más que leer el guión y tener pláticas interesantes con Todd, esto debido a su agenda ocupada con otro proyecto de nombre The Irishman. Pero no cabe duda que la influencia que dejó en Phillips es clara más allá de rendirle homenaje mediante el drama que toca la cinta del personaje salido de las páginas de DC en su guión, sino también en otros aspectos.

Lo más destacado resulta, sin duda, la actuación de Joaquin Phoenix, uno de los mejores actores de su generación que lleva a Arthur Fleck a dimensiones dramáticas inesperadas para un personaje salido de los cómics. La labor de Phillips y Scott Silver en ese aspecto de la historia es muy buena, dotando a este Guasón de una buena mezcla entre su psique rota, su papel como víctima y como poco a poco se convierte en victimario. Sin duda es Phoenix el que lleva todo el peso y su carga dramática lo que hace que este personaje que no puede dejar de reír ante el drama que lo rodea así como Gwynplaine tampoco podía dejar de sonreír a pesar de la tragedia que lo rodeaba.

La deconstrucción del personaje hace que la cinta destaque por encima de una adaptación o algo basado/inspirado en los cómics de donde sale, dándole una justificación dramática que trasciende más allá del universo ficticio del que sale para convertirse en un personaje que puede ser terroríficamente realista. Eso es otra de las grandes cosas que el Guasón de Phillips logra, volviendo una aparente cinta de cómics en un drama psicológico que puede sobrevivir fuera de las alusiones al universo de ficción al que pertenece.

Otro gran acierto es que en esta cinta los valores de producción son realmente destacados. Uno de ellos es la tremenda música original de Hildur Guðnadóttir (la miniserie Chernobyl de HBO, Sicario: Día del Soldado), que mediante la partitura nos hace acompañar de buena manera la tensión psicológica de los momentos y situaciones que el personaje de Fleck vive en el relato. Por si fuera poco, el soundtrack de acompañamiento tiene grandes canciones de artistas como Frank Sinatra, Nat King Cole hasta Cream y Gary Glitter, las cuales lucen como otro buen acompañamiento en momentos destacados de la cinta.

En cuanto a la fotografía también logra grandes cosas, usando una paleta de colores similar a veces a la de Scorsese en Taxi Driver pero que se percibe como una esencia propia. Es más, esta fotografía acompañada de la dirección artística de la cinta hacen que la ciudad se convierta en un personaje más, sobre todo en los momentos en que pareciera que más allá de la susodicha Ciudad Gótica pudiera ser cualquier otra urbe de los Estados Unidos, dándole una fuerza que a veces se le quita por la necesidad del guión de remitirnos a que es una ciudad del mundo del cómic, lo que rompe un poco ese sentido de cruda realidad que nos brinda.

Sin embargo, Guasón también cae en ciertos vicios convencionales en cuanto al relato. Más allá de la clara influencia Scorsesiana en la que cae el personaje, son las situaciones alrededor de él las que se tornan muy típicas y un tanto predecibles. Por ahí el uso del personaje de Zazie Beetz, por ejemplo, que en realidad no aporta mucho a la historia. Si bien éstos detalles no afectan tanto a la historia, si hacen que de repente su ritmo pueda ser un poco lento. El otro pequeño problema es que a pesar de que la propuesta del personaje nos quiere sacar del mundo ficticio de DC se usan unas referencias que a veces son inofensivas pero otras pueden ser innecesarias.

Y es que el director y Warner decían que la cinta no buscaba conectarse directamente a nada del universo de DC y quería enfocarse solamente en esa (de) construcción del origen de los personajes. Sin embargo, hay momentos en que si bien no hace alusión directa a lo visto en las cintas actuales de DC, la película cae en ciertos detalles donde se siente la inclusión un tanto forzada de referencias al universo de Batman, causando un poco de conflicto ya que, siendo sinceros, la película podría ser igual de buena sin necesidad de ligarlo con el Hombre Murciélago gracias al eficiente drama que desarrolla.

Un punto polémico aparte es lo de la clasificación, ya que en México se le decidió dar la B15 siendo que la cinta debería de ser solamente para adultos debido a la complejidad de los temas que toca, los subtextos interesantes y, sobre todo, a la crítica social que llega a representar Arthur Fleck pero que pudiera ser malinterpretada por algunos que lo edifiquen como un rol a seguir e ignoren el verdadero mensaje detrás de la creación de este personaje.

Sin duda, Guasón de Phillips es una de esas cintas que no van a dejar indiferente al público, ya que busca ser provocadora y lo logra, para bien o para mal. La cinta, sin duda, demuestra que un personaje salido de los cómics puede llegar a ser más interesante y sólido si se le apuesta por hacerlo correctamente dramático y acorde a lo que de alguna manera representa para tratar de plantearlo en un mundo real.

Si bien Guasón es una cinta atrevida y un gran drama psicológico, carga la penitencia en su nombre al no poder zafarse del todo de la sombra de Batman y las referencias obvias a ese universo, lo cual le quita un poco el impacto de su arriesgado realismo sin quitarle mérito a a la gran deconstrucción del personaje y a un Joaquin Phoenix en otro papel brillante para su carrera.

Calificación: 8.5 / 10

“Joker” llegará a las salas de cine de México el viernes 4 de Octubre de 2019.

Aarón Navarro

Comunicólogo, melómano, cinéfilo, amante de la lectura. Escribo opiniones/reseñas de películas y series.