Reseña de la película: Glass

Título: Glass
Dirección: 
M. Night Shyamalan
Guion: 
M. Night Shyamalan
Fotografía: 
Mike Gioulakis
Música: 
West Thordson
Elenco: 
James McAvoy, Bruce Willis, Samuel L. Jackson, Sarah Paulson, Anya Taylor-Joy, Shayna Ryan, Spencer Treat Clark, Charlayne Woodard, Luke Kirby, Rob Yang, Brian Donahue, Adam David Thompson, Marisa Brown, Kyli Zion
Género: 
Thriller
Distribuidora:  
Universal Pictures | Walt Disney Pictures
País: 
Estados Unidos
Duración: 
129 min.
Fecha de estreno:
 18 de enero de 2019

Después de una larga espera que empezó en el año 2000, por fin llega la conclusión de esta saga escrita y dirigida por M. Night Shyamalan (The Sixth Sense (El Sexto Sentido), Signs (Señales), After Earth (Después de la Tierra)), causando polémica y revuelo entre todos los gustos, sin embargo, hay que saber apreciar la genialidad de Shyamalan al no darle al público exactamente lo que quiere ni espera, la conclusión está llena de giros inesperados, una historia profunda, que nada tiene que ver con las películas de superhéroes a las que se está acostumbrado, más bien es una película hecha para pensar, analizar y sobre todo con muchas metáforas.

Por desgracia, este filme no se entiende ni se explica por sí solo, haciendo obligatorio el ver las dos anteriores para notar que el común denominador no es la acción en todo momento, sino la profundidad de los personajes y la trama; el paso de un ser humano común a uno fuera de serie y todo lo que hay en el pasado de los personajes es completamente relevante para llegar a la situación en que se encuentran en el presente.

Es por todo esto, que esta entrega se aleja de todo paradigma del cine de superhéroes convencional, más bien sigue su propia tónica, en una historia profunda llena de análisis psicológico a cada personaje, excusas que terminan siendo racionales, pero sin perder la perspectiva de lo que es y por ello también, se pueden encontrar algunos errores sobre todo de continuidad entre todas las películas o bien en la presente.

Sinopsis: 

Continuando desde donde lo dejó «Split», «Glass» sigue los pasos de David Dunn mientras busca a la figura superhumana de La Bestia en una serie de encuentros puntuales. En la sombra, Elijah Price parece emerger como una figura clave que conoce los secretos de ambos. Secuela de «El protegido» y «Split» de M. Night Shyamalan.

Habiendo ya resaltado la estupenda dirección en un principio, hay que hablar del duelo de actuaciones que sucede en la pantalla, empezando con Bruce Willis (Die Hard (Duro de matar), RED I y II, Armageddon) que vuelve a encarnar a “David Dunn”, un exguardia de seguridad que es indestructible y que con tocar a las personas puede saber si hay maldad en ellas, y así es como se vuelve un superhéroe cuya debilidad es el agua; Samuel L. Jackson (Avengers, Star Wars ep. I,II y III, No Good Deed (Sin Motivo Aparente)), personifica a “Elijah Price, alias Mr. Glass”, que tiene una enfermedad que hace que sus huesos sean tan frágiles como el cristal y después de estar tanto tiempo en la cama de un hospital, desarrolla una pasión por los comics y busca a su opuesto encontrando y desarrollando a David, ahora Mr Glass es la mente maestra detrás de todo; James McAvoy (X-Men, Victor Frankenstain, Wanted (Se Busca)) es impresionante con su actuación de “Kevin Wendell Crumb”, un hombre que debido a sus traumas y vida difícil, terminó por desarrollar 23 personalidades “normales” y al final una llamada “La Bestia”, que tiene el poder de varios animales y espera la confrontación final con Dunn.

Técnicamente el filme está muy bien cuidado, la fotografía es impresionante en todo sentido, una paleta de colores para cada escena que va acorde y tiene que ver hasta el más mínimo detalle; al final, nada está ahí por azar. El soundtrack es muy bueno lo cual ayuda a imbuirse más en la historia que sucede frente a los ojos.

El valor de esta película en sí, es no dar lo que se espera, el desglose de la psicología de cada personaje y la atención en todos los detalles. Como dato curioso, la escena donde Mr. Glass recuerda una parte de su niñez, es una escena que originalmente iba a ser parte de Unbreakable, pero decidieron eliminarla para evitar la empatía del público con el personaje. Es una película que vale la pena ver, analizar con mente abierta y esperar lo inesperado.

“Glass” llegará a las salas de cine de México el viernes 18 de enero de 2019.

Alberto Soriano