Keri Russell in the film ANTLERS. Photo Courtesy of Fox Searchlight Pictures. © 2019 Twentieth Century Fox Film Corporation All Rights Reserved

Reseña de la película: Espíritus oscuros

Título original: Antlers

Año: 2021

Duración: 99 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Scott Cooper

Guion: Nick Antosca, Henry Chaisson, Scott Cooper. Historia: Nick Antosca

Música: Javier Navarrete

Fotografía: Florian Hoffmeister

Reparto: Keri Russell, Jesse Plemons, Graham Greene, Scott Haze, Rory Cochrane, Amy Madigan, Cody Davis, Sawyer Jones, Arlo Hajdu, J.T. Corbitt

Productora: Coproducción Estados Unidos-México-Canadá; Searchlight Pictures. Productor: Guillermo del Toro. Distribuidora: Searchlight Pictures

Género: Terror. Thriller

Sinopsis

En Antlers, una pequeña ciudad de Oregón, una profesora (Keri Russel) y su hermano (Jesse Plemons), el sheriff de la localidad, se empiezan a interesar por un estudiante misterioso y distante. A medida que se van conociendo, descubren que el joven esconde un peligroso secreto que podría tener consecuencias fatales.

Opinión

La familia es de las partes más importantes en la vida de una persona, y es aún más primordial cuando se es un niño. Casi siempre se nos presenta en filmes hasta dónde puede llegar un padre por el bienestar de sus hijos, como “En busca de la felicidad” con Will Smith o “Papá por siempre” con Robin Williams, pero, ¿hasta dónde es capaz de llegar un hijo por el bien de la familia? El sacrificio que tiene que hacer es evidentemente mayo, solo que esta cinta lo lleva a un extremo bastante radical y siniestro.

En cuanto a la historia de esta cinta, dirigida por Scott Cooper, se siente fluida, no se siente rápida pero tampoco lenta, tiene un buen balance en ese aspecto, te va soltando los elementos importantes en los momentos justos en los que tiene que hacerlo para que el público vaya comprendiendo las escenas que está presenciando, principalmente cuando se habla de los aspectos mitológicos de esta misma.

Hablando de la parte mitológica que emana en la historia, tenemos a la figura del Wendigo, una bestia amorfa en ocasiones, antropomorfa en otras combinando un hombre con un animal de mucho pelo y astas, generalmente mencionado en algunos relatos de poblados indígenas de Estados Unidos y Canadá. En algunos estos relatos, se cuenta que el origen de esta bestia se dio debido a que algunos hombres al perderse en el bosque recurrieron a ingerir carne humana para sobrevivir, pero al hacerlo, fueron castigados por una maldición, transformándose en este monstruo hambriento de carne humana.

Crear una película con base en el mito de algún monstruo poco recurrente es bastante interesante de ver, pues en el cine hay poco de esta criatura más, un ejemplo son el libro y la película “Cementerio de mascotas” donde solo se hace mención del Wendigo. Por suerte, esta cinta logró introducirlo bastante bien, supo relatar brevemente que es el Wendigo, explica por qué surge y como intentar eliminarlo.

Al ser un niño de 12 años el protagonista, recae en él un peso enorme en la cinta, el pequeño Jeremy T. Thomas interpreta a Lucas Weaver, el protagonista principal, su actuación es bastante intensa, el espectador puede percibir su angustia, su miedo, su dolor, todo por lo que pasa este joven, pasa por eventos tan lúgubres para un niño de esa edad que uno puede sentir esa empatía por él, entender que sus acciones están justificadas aunque no sean las más lógicas para algunos, pero que sin duda fueron la mejor decisión que él concluyó con tal de no quedarse solo.

Esta película visualmente es, también, bastante intensa, al situarse en pequeño poblado en el estado de Oregón, E.U., podemos disfrutar de paisajes de montañas y bosques, acompañados de una neblina casi perpetua que acompaña a los personajes dando, de ese modo, cierto toque melancólico a la propia trama. Usa bien el juego de matices oscuros para poder ambientar la historia en este aspecto siniestro que caracteriza a uno de los productores, Guillermo Del Toro, al igual que el uso de tonos rojos intensos en ciertas partes de las escenas.

Un tropiezo de esta cinta es que, al no ser una trama con muchas escenas de acción, una de las escenas finales puede llegar a sentirse algo forzada y rápida, en esta última parte hubiera estado mejor un poco más de tensión sobre cómo solucionar el problema final, sin embargo, se entiende porque se hizo así en la escena final, con la cual la audiencia quedará impactada.

Sin duda, Espíritus Oscuros es una cinta poco convencional por cómo van surgiendo los eventos de la historia, así como los elementos que usa para su desarrollo, el uso del Wendigo, al igual que darle un peso y trasfondo tan pesado a un niño es algo bastante difícil, pero que supo poner en su lugar y tiempo correctos. Quizá pudo ahondar más en el suspenso, tratar de asustar más a la audiencia, pero ese no fue el fin de la película, así que quedó todo muy bien en su lugar.

Isaac Medina