Reseña de la película: El protector

Título original: The Marksman

Año: 2021

Duración: 108 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Robert Lorenz

Guion: Chris Charles, Danny Kravitz, Robert Lorenz

Música: Sean Callery

Fotografía: Mark Patten

Reparto: Liam Neeson, Katheryn Winnick, Teresa Ruiz, Juan Pablo Raba, Dylan Kenin, Luce Rains, Jacob Perez, Dominic Cancelliere, Chase Mullins

Productora: Voltage Pictures, Sculptor Media, Zero Gravity Management

Género: Thriller. Acción

Este 18 de marzo llegará a las salas de cine El protector,  cinta protagonizada por Liam Neeson y  dirigida por Robert Lorenz, la cual aborda la travesía de Jim, un ex soldado estadounidense que ayuda a Miguel, un niño indocumentado quien pierde a su madre cuando intentan cruzar la frontera huyendo de un cártel de drogas, a llegar con su familia en Chicago, quienes viven el sueño americano.

Centrándonos en lo visto en el tráiler e incluso en el poster, mismo que muestra a Liam Neeson con un arma larga recordándonos sus otros papeles donde, usando ya sea La fuerza o armamento creado por el hombre, termina encausando algún alma en desgracia o dándoles una lección a los malos, la primera impresión no es nada alentadora, ya que no parece haber algo diferente a todas las cintas que giran su trama sobre este cliché de los chicos malos persiguiendo a los buenos por kilómetros de carreteras.

Aunque en general la trama es más que predecible, lo cierto es que el ritmo y la buena compenetración entre los protagonistas (Lian Neeson y Jacob Perez) hacen que desde los primeros minutos el largometraje atrape tu atención pese a ver una sucesión de estereotipos mexicanos que pasan de ser sutiles a provocarte carcajadas, pero sin terminar de ofenderte.

Si bien la primera mitad logra engancharte, es la segunda parte donde algo ocurre –quizás el talento de Hawkeye de Liam Neeson o el que un niño de 10 años hable inglés mejor que uno de los narcos y según él lo aprendiera en la escuela− volviéndola tediosa, no al grado de echarla a perder por completo, pero sí restándole puntos a un producto que desde un principio no tenía nada de original para ofrecer.

Quizás su principal problema es el intento de manejar una historia simple, basada en el ahora de los protagonistas, sin darnos demasiados detalles para encariñarnos o interesarnos −aparte de ser un niño que vive una calca de cientos de niños a lo largo del país­− dejando todo el peso de la narrativa a los disparos, la huida, la persecución y toda la adrenalina y acción que esto trae consigo.

El protector termina siendo una cinta que pasa sin pena ni gloria, cumplidora, al menos en su primera mitad, que no decepciona en su propósito de entretener a los asiduos de este género y acostumbrados a las diversas propuestas de la misma premisa, pero tampoco asombra, propone o reinventa ninguno de los elementos que hemos visto mejor desarrollados en otros títulos.

Ivonne Koike

Licenciada en Comunicaión y periodismo, otaku y amante de la lectura. Creadora de contenido y un poquito rara y loca.