Reseña de la película: Dime cuando tú

Título original: Dime cuando tú

Año: 2020

Duración: 95 min.

País: México

Dirección: Gerardo Gatica

Guion: Gerardo Gatica

Música: Tomás Barreiro

Fotografía: Michelle Castro

Reparto: Jesús Zavala, Ximena Romo, Verónica Castro, Héctor Bonilla, José Carlos Ruiz, Gabriel Nuncio, Manolo Caro, Andrés Almeida

Productora: Panorama Global

Género: Comedia. Romance

 

Este 25 de diciembre llegará Dime cuando tú −ópera prima de Gerardo Gatica González− a las salas de Cinepolis. Esta comedia romántica mexicana pospuesta debido a la pandemia, está protagonizada por Ximena Romo, Jesús Zavala y actores como Verónica Castro y Héctor Bonilla.

Dime cuando tú nos presenta a Will, un joven estadounidense, pero con raíces mexicanas quien, tras la abrupta muerte de su abuelo, decide venir a la Ciudad de México para llevar a cabo una lista de tareas que él le dio en su cumpleaños, con el propósito de obligarlo a tener una vida más divertida, con cabida para al amor, la amistad y la aventura. Será en este país donde Will conocerá a personas que llegarán a sacudir sus ideas y replantearse la monotonía en la que ha estado viviendo.

La cinta tiene un inicio lento, enfocándose durante los primeros minutos en la dinámica familiar de Will, así como sus raíces, para de alguna manera justificar las decisiones que tomará más adelante. Se apuesta por dar a la historia de los abuelos un giro melodramático como forma de generar empatía con el protagonista; desencadenando, debido a la nostalgia, una justificación para su decisión precipitada de embarcarse a una aventura en un país desconocido.

Mientras los minutos avanzan la narrativa centra su peso argumentativo en el romance, terreno donde se tambalea el ritmo ya que, pese a tener una fotografía preciosa y una trama que logra más o menos funcionar gracias, sobre todo, a la interpretación de Ximena Romo, se vuelve monótono al caer en clichés del género, volviéndolo un metraje aparentemente predecible.

Pese a todas estas señales de desastre, el final logra recuperar no sólo el ritmo del principio sino sorprender al apartarse, un poco, de lo que se nos venía planteando desde la mitad de la cinta, además de ser congruente con la moraleja que se veía venir desde los primeros minutos y sin que desentone con los argumentos de ninguno de los dos protagonistas.

El problema no recae por completo en la historia que parece no tener más matices que la nostalgia hacia el cariño de los abuelos y los boleros que sirven como acompañamiento para la historia de amor; parte de la culpa es el nulo desarrollo de personajes, mismos que no terminan por hacer clic ni entre ellos ni con la audiencia. Además, Jesús Zavala parece estar estancado en papeles tipo Godín que pecan de ingenuos y faltos de personalidad.

La cinta intenta contarnos una historia romántica “light” que va demasiado lenta; apela a la nostalgia por el romanticismo y las historias de amor de los abuelos, pero que el poco desarrollo de personajes y la personalidad acartonada de uno de los protagonistas termina dando como resultado una cinta con trama floja, pero con una buena fotografía que da un respiro de lo comunmente visto en el cine mexicano comercial, recomendable sólo para aquellos asiduos a este género.

Ivonne Koike

Licenciada en Comunicaión y periodismo, otaku y amante de la lectura. Creadora de contenido y un poquito rara y loca.