Reseña de la película: Calles en guerra

Título original: We Die Young

Año: 2019

Duración: 92 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Lior Geller

Guion: Lior Geller

Música: Erez Koskas

Fotografía: Ivan Vatsov

Reparto: Jean-Claude Van Damme, Elijah Rodriguez, David Castaneda, Kerry Bennett, Gary Beadle, Atanas Srebrev, Joseph Long, Joana Metrass, Jacob Scipio,

Productora: Dream Team Films, Premiere Picture, Signature Pictures

Género: Drama | Mafia.

De la mano de DarkSide Distribution y en exclusiva por Cinemex, este 8 de julio llegará a la gran pantalla Calles en guerra, cinta que marcó el regreso a la actuación de Jean-Claude Van Damme en 2019 y que recién llega a nuestro país, retraso que se debió en gran medida al cierre de los cines debido a la pandemia de Covid 19.

La cinta nos cuenta la historia de Lucas y Miguel, dos hermanos que luchan por sobrevivir en una tierra de pandillas que parece dejar a todos los jóvenes sin más posibilidades que unirse a la MS-13, donde el primer es la mano de derecha de Rincón, el líder de los maras, encargándose de hacer las entregas más difíciles; sin embargo, el panorama cambia cuando se entera que su hermano menor está por seguir sus pasos y entonces, hará todo para evitar que, al igual que él, pase su vida como camello entre esas calles.

La cinta inicia lenta, con la voz en off de Lucas presentándonos el contexto en el que tanto él como los inmigrantes de su barrio se desenvuelven, donde ser camello para los maras es algo no sólo normal sino bien visto. Rápidamente las cosas, que para él eran cotidianas y aceptables, se tuercen cuando su hermano menor es agregado a la ecuación a la par que le es asignada una entrega más que importante en el día de la boda de la hermana del jefe.

Con todas estas cosas ocurriendo al mismo tiempo, todavía hay tiempo de agregar a un veterano de guerra y adicto, que sin tener razones para involucrarse lo hace, en la primera pista de lo que sucederá en un guion por demás previsible al no aportar nada nuevo a una historia de pandillas, cargada de clichés culturales a la que no le bastan las buenas actuaciones de Van Damme y David Castañeda.

Siendo quizás el error más grande el no saber cómo agregar al personaje de Jean-Claude de una forma orgánica. Si bien será un antihéroe de peso en la recta final, en la primera parte su participación se siente confusa y hasta sin sentido debido a que no se da el tiempo de desarrollar al personaje, sólo presentándolo como un adicto más.

La cinta está cargada de persecuciones, disparos y amenazas de muerte, lo que la hace, al menos, entretenida en el sentido de la acción. La edición también logra que, pese a no tener una trama muy elaborada, el ritmo se mantenga estable en la mayor parte de la cinta.

En general no es una cinta que aporte nada al género y que quizás no sea del agrado para quienes esperan un largometraje cargado de efectos y un buen presupuesto; sin embargo, pese a lo pobre de la historia y el apretado presupuesto, logran crear una cinta disfrutable para los fans de Van Damme y soportable para los fanáticos de la acción.

Aunque eso sí, por momentos pareciera un capítulo extendido de esos programas de cable que abordan las vidas de los ex miembros de pandillas estadounidenses, tanto quienes sobrevivieron como aquellos que aún están en prisión.

Ivonne Koike

https://www.youtube.com/@koikedesu/featured

Licenciada en Comunicaión y periodismo, otaku y amante de la lectura. Creadora de contenido y un poquito rara y loca.