Reseña de la película: Boda sangrienta

Título original: Ready or not

Año: 2019

País: Estados Unidos

Director: Tyler Gillett, Matt Bettinelli-Olpin

Reparto: Samara Weaving, Andie MacDowell, Mark O’Brien, Adam Brody, Henry Czerny, Nicky Guadagni.

Género: Thriller. Terror. Intriga

Durante el año llegan a la gran pantalla infinidad de comedia y cintas de terror, pero pocas con una mezcla de ambas −con una buena dosis de suspenso y sangre− que no terminen como meros intentos fallidos. Boda sangrienta es una de esas gratas sorpresas presentadas por el cine americano codirigida por Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett quienes poco a poco se están forjando un nombre en la industria por apostar por lo diferente pero sabiéndolo aterrizar.

La cinta inicia mostrándonos a unos niños corriendo por una mansión en pijama aterrados, uno de ellos se esconde en un armario mientras su hermano mayor vigila, el juego de luces te envuelve inmediatamente en la atmósfera e inmediatamente comienzas a imaginar el porqué de la huida y casi se confirma cuando un hombre con algunas flechas en el cuerpo llega a punto del desmayo clamándole ayuda al pequeño vigía, quien sin dudarlo firma la sentencia de muerte de aquel barón al gritar ¡Aquí está!

Treinta años después vemos a una hermosa joven vestida de novia –y demasiado parecida a Margot Robbie sin serlo− de nombre Grace y quien está a punto de casarse con Alex Le Domas, uno de los herederos de la familia Le Domas quien amasó su fortuna vendiendo juegos de mesa. Todo parecería normal hasta aquí con todo y los diálogos y chistes entre el futuro matrimonio sobre cómo los padres la odian y el hermano se le insinúa; sin embargo, basta verla caminar hacia altar para ver en el rostro de los presentes el desagrado que les provoca.

Lo interesante ocurre cuando en vez de celebrar su noche de bodas Alex le habla sobre una extraña tradición familiar de los Le Domas; para ser totalmente aceptada debe aceptar un juego, no ganar sólo participar y después todo estará bien. Grace acepta convencida de involucrarse en algo inofensivo, sin saber el oscuro secreto ocultado por su esposo: la existencia de una carta que culminará en cacería. Y sí, todo lo que puede salir mal pasará y la joven novia se convertirá en presa en una retorcida versión del Escondite de la cual debe sobrevivir.

La narrativa fluye sin interrupciones o saltos abruptos, es decir, podemos pasar de una escena hilarante a una matanza con vísceras y no por eso termina con el humor. De igual forma se muestran escenas enteramente de suspenso mezcladas con sangre que incomodarán al espectador sin perder nunca el rumbo de la historia, así como se tocan temas de ocultismo dando siempre lo enteramente indispensable para entender y no gastando tiempo en detalles escabrosos sí, pero innecesarios para la trama.

La fotografía es fascinante con su juego de luces para adentrarte a esa persecución pero sobre todo por los contrastes. La chica está ataviada de un sencillo pero hermoso vestido de novia y conforme la cinta avanza este se va tiñendo de rojo y rasgando mientras las zapatillas cambian a unos viejos Converse a medida que se adentra por los escondrijos de la suntuosa mansión plagada de cuadros, alfombras, pisos de madera y hasta mayordomos y sirvientas. Súmale a esto a un montón de ricos con armas de principio de siglo intentando atraparla.

La actuación de Samara Weaving como Grace es destacable ya que pese a ser una cara bonita en verdad sabe actuar, con esa cara angelical de principio de película logra llegar a extremos de locura y salvajismo cuando su vida se ve en riesgo, en ningún momento se ve fingido, al contrario, sumerge al espectador en esa desesperante persecución llena de escenas bizarras que sin embargo funcionan porque desde un principio se muestra que los miembros de la familia Le Domas caen en los clichés de gente adinerada sin perder puntos de terror por ello.

Así que ya sabes, si te gusta el terror y suspenso pero no estás peleado con una buena dosis de humor atrévete a ver Boda sangrienta este 27 de septiembre en todos los cines de la República mexicana.

Ivonne Koike

Licenciada en Comunicaión y periodismo, otaku y amante de la lectura. Creadora de contenido y un poquito rara y loca.