Reseña de la película: Annette

Título original: Annette

Año: 2021

Duración: 140 min.

País: Francia

Dirección: Leos Carax

Guion: Ron Mael, Russell Mael

Música: Ron Mael, Russell Mael, Sparks

Fotografía: Caroline Champetier

Reparto: Adam Driver, Marion Cotillard, Simon Helberg, Dominique Dauwe, Kait Tenison, Latoya Rafaela, Rebecca Dyson-Smith, Natalia Lafourcade

Productora: Coproducción Francia-Alemania-Bélgica-Japón

Género: Musical. Romance. Drama

Este 4 de noviembre llegó a cines la nueva cinta del director francés Léos Carax, la cual resulta no ser únicamente un largometraje con el cual intenta internacionalizarse, sino una ópera pop-rock que rompe la cuarta pared desde el inicio con algunas recomendaciones para el espectador, las cuales son secundadas y reforzadas con el tema So May We Start, entonado por todo el cast sin entrar aún en personaje, tras bambalinas.

A través de canciones nos cuentan una típica historia de chico conoce chica, en este caso Henry McHenry, un comediante poseedor de un famoso show de stand up donde con su personalidad brusca y humor ácido se encarga de decir las verdades a la cara, y Ann, una prometedora soprano de rostro angelical.

La desequilibrada relación se muestra a través de la diferencia de personalidades, mundos y estaturas. Es dulce y apasionada, pero tan pronto culmina en un embarazo y el asedio de los fotógrafos y reporteros, comienza a decaer de forma vesánica a la par que las dulces melodías de amor se vuelven un rock estridente, baladas llenas de por qué y shows que nada tienen de graciosos y mucho de perturbadores.

Una vez que la muñeca Annette nace, el destino ya trazado para Ann no tarda en llegar, cambiando la historia de amor por una de intriga, suspenso y explotación que no dejará al espectador ni parpadear por temor a perderse algún detalle de la narrativa o del talento musical de todos los involucrados. Porque sí, hasta Adam soluciona bastante bien ésta parte, con una voz grave y algo torpe que va acorde al personaje.

La cinta está estructurada a modo de una ópera o una obra musical, donde los mismos actores te invitan al primer acto. Todo el tiempo parecen recrear la farsa de que estás ante un escenario teatral, no sólo con la utilería sino los movimientos y ejercicios que utilizan, además del movimiento de cámara, a la cual parecen hablarle, sobre todo el personaje de Simon Helberg.

Las actuaciones son además de atinadas, exquisitas. Desde la frágil, mártir y vengativa Ann hasta el brusco, bromista y brutal Henry. Mención aparte para El acompañante, personaje de Helberg y que no sólo demuestra que no sólo es bueno para la comedia, sino para papeles serios, dramáticos y que su talento musical es innegable.

Los últimos 30 minutos son, en mi opinión, lo que habría que criticarle, ya que rompen el ritmo que se venía manejando, haciendo que el espectador la sienta pesada, larga. Además, si quienes están entre el público tienen alguna clase de fobia a las muñecas o marionetas, probablemente salgan de la sala en cuanto Annette entre en escena.

La cinta es un espectáculo de principio a fin, por momentos lento y predecible, pero con sorpresas tras cada escena, mismas que logran reivindicarla como un largometraje que todos deberían ver al menos una vez en la vida. Con canciones pegajosas que transmiten el sentimiento de los personajes y fungen como diálogos no sólo entre ellos sino para el público.

La cinta llegará a la plataforma de streaming Mubi a partir del 26 de noviembre.

 

Ivonne Koike

Licenciada en Comunicaión y periodismo, otaku y amante de la lectura. Creadora de contenido y un poquito rara y loca.