Reseña De La Película: 007, Sin Tiempo Para Morir

 

Título original Sin tiempo para morir
Año 2021
Duración 163 min.
País Reino Unido
Dirección Cary Joji Fukunaga
Guion Neal Purvis, Robert Wade, Scott Z. Burns, Cary Joji Fukunaga, Phoebe Waller-Bridge. Ian Fleming
Música Hans Zimmer. Tema: Billie Eilish
Fotografía Linus Sandgren
Reparto Daniel Craig, Rami Malek, Ralph Fiennes, Naomie Harris, Ana de Armas, Ben Whishaw, Jeffrey Wright, Léa Seydoux, Rory Kinnear, Dali Benssalah, Billy Magnussen, David Dencik, Lashana Lynch, Christoph Waltz, Julian Ferro, Toby Sauerback, Ty Hurley, Paul O’Kelly, Lampros Kalfuntzos, Ahmed Bakare
Productora
  Danjaq, EON Productions, Metro-Goldwyn-Mayer (MGM), Universal Pictures
                                                                           Género Thriller. Acción. Aventuras. Espionaje

 

Ya se veía en el horizonte que el final de todo lo que siempre conocimos estaba cerca, algunos nos resignábamos, los rumores estaban a la orden del día, hasta que todo pasó a ser una realidad, no era más un rumor, se confirmaba que Sin tiempo para morir era la despedida de Daniel Craig como el agente James Bond. Era el adiós de alguien que hizo humano al personaje que ha acompañado a décadas e influenciad al mundo del cine de espías como pocos.

Después de más de un año de espera, al fin llega a la pantalla grande la última aventura de Craig como el súper agente. Una historia que debía de ser épica para estar a la altura de la despedida de un Bond diferente, un Bond humano, un Bond que sufre, que se enamora, que no siempre la pasa bien o tiene las de ganar, un Bond que escribió un legado de dos de las mejores películas en la historia de la franquicia, porque nadie discute que Casino Royale y Skyfall son un punto y aparte. Por eso debía de ser una película a la altura del momento que se vivía, con expectativas por las nubes, todo debía ser armado a mucha conciencia. Y ahora con Cari Joji Fukunaga al frente del proyecto, se esperaba todo, y la realidad es que logra mucho y cerrar un arco que será inolvidable para la franquicia.

La película sigue en la línea de lo que nos dejó Spectre, un ritmo no tan frenético en el avanzar de la historia, pero que cuida cada detalle, que se siente íntima, de relaciones humanas y se aleja de la superficialidad, aquí todo tiene un porqué y nos regala secuencias de acción emocionantes, como nos regala drama e interacciones entre los personajes que son un deleite, es una película muy inteligente, al final del día.

Sobre la trama, tenemos esa situación que muchos explotaron, Bond ya está retirado, y hay una nueva agente 007 (Lashana Lynch), pero nadie se debe escandalizar, le dan perfectamente su lugar a Bond, que sigue siendo el eje, el personaje central, el que mueve todo en la cinta, pero todo se siente en perfecta armonía, con personajes secundarios que arman una historia compleja, desde el villano principal: Safin (un extraordinario Rami Malek), hasta el regreso de Madeline Swan (Lea Seydoux), Blofeld (Cristoph Waltz a la altura como siempre), y gratas sorpresas como Paloma (Ana de Armas), todos unidos en una situación que engloba una situación de un terrorismo complejo y que hace que debamos estar atentos a cada detalle, porque no nos queremos perder nada. Al final, sobre la trama, es mejor saber lo menos posible y llegar preparados al cine a disfrutar cada segundo y despedir a Craig como se debe.

Esta película tiene muchos aciertos, muchos, pero el que más sobresale es que al final, se siente como un gran homenaje a todas y cada una de las películas del 007, tomando lo mejor para despedir por todo lo alto al eterno Craig, que nos ha regalado el Bond que más nos hemos logrado identificar, pues más allá de ser un casanova y un implacable personaje de acción, es alguien con los sentimientos a flor de piel, consiente, simplemente alguien con el que podemos identificarnos plenamente. E incluso, ese homenaje, se siente en cada nota del score de  Hans Zimmer, hasta en la canción de Billie Elish de los créditos del inicio, se siente esa nostalgia de lo que fue y nos deja todo este universo.

No queda más que agradecer a Craig, aplaudir este cierre que raya en la perfección. Y ahora hay que emocionarnos con el futuro, fue sin duda nos va a sorprender, esperemos que para bien.

Óscar Ignacio Beltrán González