Reseña de la obra de teatro: Blue Room

El pasado fin de semana se estrenó en el teatro Virginia Fábregas, “Blue Room”  obra adaptación de “La Ronda” pieza de  inicios del 1800  del dramaturgo Schnitzler. En esta ocasión la obra corre a cargo de un equipo dirigido por el director mexicano Diego del Río, quien a través de una magistral puesta en escena, brinda una experiencia sensorial que sorprenderá y sacudirá a las audiencias que atiendan las distintas funciones de esta naciente temporada.

Blue Room se desarrolla en una ciudad sin nombre la cual acoge a los protagonistas para servir de escenario a una cadena de acontecimientos basados en el sexo, el deseo, el poder, las distintas etapas de la vida, la visión general de una sociedad en decadencia y la degradación de la sexualidad como medio de comunicación, dominio, empatía o necesidad.

Diez historias entrelazadas llevan a nuestros protagonistas a explotar y llevar al máximo sus capacidades actorales y de adaptación al espacio escénico y de libreto. Cada uno de los protagonistas encarna 5 distintos y peculiares personajes que exponen las distintas visones, dimensiones y creencias referente al sexo y su empleo como medio de catarsis entre personas que no tienen alguna similitud en su vidas más que la sensación de encontrarse totalmente perdidos y sin un camino a seguir.

Se reconoce varias veces durante la obra y por parte de los mismos actores y el libreto en general, como es que a pesar de haber pasado más de 200 años desde que se escribió la idea y concepto original, la sociedad, sus estructuras, participantes directos e indirectos así como los paradigmas y formas de pensamiento no han evolucionando tanto como se creería. Haciendo una crítica directa al consumo, la explotación sexual, el machismo, el abuso y la violencia de género, el rol de la mujer y cualquier tipo de odio fruto de la falta de empatía y respeto ajeno.

Una producción teatral cuidada y llevada a escena al detalle a la perfección, nos brinda  la mutación y transformación del escenario ante los ojos de la audiencia en las distintas escenografías, así como la perfecta iluminación, hacen que Blue Room se convierta en toda una experiencia sensorial para quien atiende sus funciones..

La narración y musicalización que apoya las distintas narrativas y las cuales sirven de recurso para la transición de escenas, así como los saltos entre una historia y otra, conforman un personaje más de la obra, los cuales se convierten en necesario e imprescindibles para el éxito y la experiencia que todo el equipo de producción y elenco logran articular sobre el escenario.

Blue Room llega al teatro después de año y medio de espera. La alegría y emoción de la reapertura de la actividad se muestra en cada uno de los integrantes del elenco principal. El talento que Zuria Vega y Pierre Louis inyectan en sus interpretaciones de cada uno de los diez  personajes que encarnan en conjunto, es el alma y columna vertebral del proyecto. Ambos actores se exponen y se atreven a llevar cinco distintos pensamientos, sentimientos y formas de vida distintas, que logran aterrizar de una manera impactante bajo las luminarias azules del escenario. Emotiva, poderosa y sexy pueden definir la interpretación de los estelares en cada escena de esta increíble experiencia narrativa.

Blue Room se encuentra ya en cartelera del Teatro Virginia Fabregas de Sábado a Domingo. Es una de las obras que no se pueden dejar pasar en este regreso al teatro en la ciudad de México.

Sin duda una obra que te lleva a la reflexión de la humanidad personal, así como el de los distintos motivos que llevan a la soledad, la desesperanza, la felicidad, la dependencia o el sufrimiento. NO te la pierdas

 

Marco Miranda