Michelle Rodríguez: abriéndose paso más allá de la comedia

La actriz Michelle Rodríguez ha tenido un prolífico año 2021 en donde ha mostrado las ganas de salir del género que maneja muy bien, la comedia, para abrirse paso en otros proyectos interesantes. Tal es el caso de Te Llevo Conmigo, y en Frecuencia Geek tuvimos la oportunidad de hablar con ella al respecto de estos nuevos andares. 

Estoy muy contenta y emocionada porque fue un reto muy grande hacer Te Llevo Conmigo, una película que habla del amor en el cual puedo encontrarle un lado distinto a mi carrera. Me alegra poder lograr compartir con Armando (Espitia) que además de ser uno de mis más grandes amigos, es alguien a quien admiro mucho y del cual aprendí trabajando con él”, comienza declarando la actriz acerca de su papel en este emotivo filme. 

Y es que la labor de Michelle como Sandra, la mejor amiga del protagonista, se convierte en una relación de amistad que trasciende en momentos tan duros como el tema de la migración. “Nuestro trabajo no funciona si no es en equipo. Las escenas con él, que me llevó de la mano en este filme, fueron muy bonitas, de mucha labor, de depender uno del otro y de lo nuestro no solo profesionalmente sino incluso en cuestiones a nivel personal de cómo creemos que estas situaciones son ajenas pero no lo son tanto. Creo que estamos mucho más cerca de la migración de lo que llegamos a percibir”, afirmó la actriz. 

Michelle también nos habló de lo que le llamó más la atención de este relato basado en una historia real. “Lo que disfruto mucho de Te Llevo Conmigo es que no tiene un villano. No existe un punto de vista tajante sino que son más bien situaciones que suceden o historias que vamos contando y nunca soltar un comentario en contra de gobiernos o algo por el estilo. Creo que más allá de la búsqueda por pertenecer es la de intentar tocar lo que a uno le gusta. De pronto, está el factor de dejar a tu familia o tu pareja por los sueños, algo a lo que le tenemos mucho miedo y que aquí, sin juicios, se muestran de una bella forma donde nos enseñan que el amor sobrepasa muchas cosas”, explicó. 

Los resultados que la película de Heidi Ewing está teniendo son muy positivos, lo cual motiva a la actriz a seguir haciendo papeles que trascienden más allá de una sala de cine. “Muchos de los comentarios que recibimos más allá de lo buena que es la cinta o lo mucho que les ha gustado es que la gente se pregunta qué está pasando con ellos al darse cuenta que son reales, lo que nos lleva más allá de la empatía porque quiere decir que nos hace reflexionar acerca de lo que enfrentan y las maneras en que se puede ayudarlos y eso va más allá del cometido de contar una historia”, dijo orgullosa Rodríguez. 

Un dato curioso de esta cinta es que los actores no conocieron a las personas de la vida real que interpretaron hasta terminar el proyecto. Michelle nos compartió cómo fue ese encuentro con Sandra. “Cuando la conocí, tenía muchas dudas que pensaba preguntarle. Y cuando me senté a platicar con ella para que me platicara lo que tenía que contarme, ya no tuve esa necesidad de cuestionar. Escuchar a esta mujer sonriente relatando su experiencia me di cuenta de que estaba en un lugar amoroso y de paz. Sandra es ese tipo de persona, que está ahí contigo más allá de lo que le pueda pasar.”

La película ha gustado a la crítica y al público por igual. Para muestra, basta ver los resultados en Sundance o incluso el haber sido considerada para la antesala de los Premios de la Academia, algo que tiene muy feliz a la actriz de haber tomado este riesgo de romper con la imagen que usualmente tiene para ser parte de este importante relato y sus diversos alcances. “Agradezco formar parte de esta historia tan poderosa y de darme cuenta del resultado que tiene. Uno se suma a los proyectos deseando que les vaya muy bien y la gente está recibiendo de maravilla la película aquí y en los EEUU, más allá de los festivales. Todo el público que la ve la disfruta, se cuestiona y hasta llora. Y aunque amo la comedia y creo que nunca voy a dejar de hacerla, tener la oportunidad de contar una historia desde otro lugar, es lo que a uno como actor le hace esa cosquillita en la panza.  Este tipo de retos siempre son bienvenidos porque nos hacen crecer mucho. Y ese éxito en Sundance, el ruido que hizo para llegar al Oscar, sin ‘guajirear’ demasiado, son cosas que veías lejanas o soñabas y ahora estuvimos tan cerca que me hacen pensar en que capaz no están tan lejos. Yo soy alguien que sueña en grande y que en algún momento deseo de todo corazón seguir creciendo para conocer más gente, borrar las fronteras y seguir trabajando”, aseveró emocionada Michelle. 

Y es que parte de lo que vemos en Te Llevo Conmigo es justo esa añoranza de cumplir un sueño sin importar las complicaciones en el camino y, sobre todo, que nunca vamos solos. “De pronto nos juzgamos mucho. Pero cuando de repente nos damos la oportunidad podemos lograr cosas impresionantes. Este filme habla de ello y de cómo no vamos solos, que hay gente que se suma a nuestros sueños y andares porque aprenden de nosotros y formamos parte de su camino. Eso me parece brutal porque creo que así vamos, caminando y recogiendo gente. Se escucha mucho eso de la nueva temporada de tu vida con nuevos personajes y creo que así va”, declaró Rodríguez. 

También, Michelle nos compartió un poco de la experiencia de trabajar al lado de Heidi en su primera cinta de ficción que, a su vez, mezcla elementos del documental. “Disfruto mucho de los directores que confían en sus actores, que saben guiar pero que también están abiertos a lo que proponemos. Con Heidi pasó algo muy peculiar porque ella sabía quienes eran nuestros personajes y nos encaminó para construirlos de la mejor manera. Nunca fue estricta en cuanto a que algo tuviera que ser así, sino que nos planteaba una situación y poco a poco fuimos descubriendo quienes eran Sandra, Iván y Gerardo. Y en ese mismo lugar. Lo que les iba pasando. Lo más poderoso es que esta historia es de hace muchos años pero podría estar pasando ahorita, lo que te vuelve empático en automático. Trabajar con ella era ofrecernos toda la información de lo sucedido encima, te cargaba para crear las escenas y eso fue fabuloso”, explicó. 

Sin duda, para Michelle Rodríguez hay un antes y un después de realizar a Sandra en Te Llevo Conmigo. “Como actriz, me siento feliz de darme esa oportunidad de arriesgarme. Siendo comediante tantos años, a veces uno tiene también ese prejuicio de si lo puedes hacer bien o no. Por otro lado conocer al personaje de Sandra me recalca que la lealtad va mucho más allá de la conexión sanguínea que tengas. De pronto hay amigos que se hacen familia, extraños que se hacen amigos de un día para otro y son gente que no te falla, que está ahí en momentos tan importantes que se convierten en pilares de tu vida. Nosotros tratamos de rescatar en nuestra propia historia a todos ellos que, aunque sea un ratito, estuvieron contigo y a esas amistades que, desde chiquitos, se entienden de manera perfecta sin decir palabra. A todos ellos que no debemos soltar, sobre todo ahora en momentos que creemos que estamos a distancia pero en los que yo creo que nos hemos acercado muchísimo”, confesó la actriz, que espera seguir abriéndose paso en su carrera en otro tipo de papeles. 

Aarón Navarro

Comunicólogo, melómano, cinéfilo, amante de la lectura. Escribo opiniones/reseñas de películas y series.