El proyecto colombiano Del Mar La Espuma lanza ‘Minga por la paz’ y ‘El juego del Ángel’

Del Mar la Espuma (DMLE) es un proyecto musical indie rock colombiano que surge a finales de 2015 por iniciativa de Mauricio Rojas, cantante, músico y compositor. El proyecto que ha tenido diversas fases y encuentros colaborativos, en la actualidad es una propuesta en formato de dúo, acompañado por Juan Pablo Bedoya, músico, arreglista y productor.

El mensaje de las canciones de Del Mar La Espuma trasiegan por letras enigmáticas y emotivas, llenas de imágenes y metáforas de la naturaleza que hablan de existir desde el amor y la libertad de la inmensidad de lo que parece desconocido frente a los sonidos superficiales que silencian en momentos la voz, mensajes que van desde lo romántico y sensual, que discurren en reflexiones sobre temas sociales, el activismo ambiental y la experiencia mística.

‘Minga por la paz’ es su nuevo lanzamiento, un aporte de Del Mar La Espuma desde la música a la paz y un homenaje a las víctimas del conflicto armado en Colombia. La canción hace parte de una contribución a la memoria de los desaparecidos y las luchas de sus familias. La canción está ambientada con elementos sonoros y arreglos musicales del folklor andino principalmente, manteniendo su ya reconocido formato electro rock. ‘Minga por la Paz’ hará parte del EP ‘Nuevo amanecer’.

El video de la canción es una sesión en vivo en donde se evidencia una propuesta de contrapunteo a dos cámaras con variaciones de color y blanco y negro que busca contagiar a la audiencia con la fuerza de la interpretación del proyecto.

Otro de sus sencillos es ‘El juego del Ángel’, una canción heroica de alguien que se levanta de las cenizas y que, de su fortaleza, se erige en ángel que circunda una ciudad en caos.

El formato de ‘El juego del Ángel’ es rock alternativo en el marco del cual DMLE explora diferentes texturas sonoras con melodías de guitarra, sintetizadores y coros.

El video lyric es un experimento visual en el que se entremezclan variaciones en cámara rápida y lenta que sirven de telón de fondo a la letra de la canción. El concepto y realización de este trabajo audiovisual es fruto de la colaboración entre Del Mar la Espuma y el realizador audiovisual Videocrata.

La música de Del Mar La Espuma es adecuada para sentir expansión y tranquilidad, para salir de estados anímicos de tristeza u oscuridad y para profundizar en estados de ecuanimidad, de liviandad y libertad.

«Nuestra propuesta permite ampliar y experimentar mundos sonoros, oníricos y sensoriales que nos hacen transitar por estados anímicos que, en medio de las situaciones difíciles de la vida, del caos, y la violencia nos llevan a la catarsis, la elevación y la conciencia», concluye Del Mar La Espuma.

Jorge Luis Medina Picazo