El papel de las canciones en los Oscar

La Academia siempre ha apostado por traer diversidad cuando se trata de las nominadas a Mejor canción original –aunque no podemos olvidar que también han dejado fuera propuestas que tenían no sólo la calidad sino el mensaje apropiado como para hacerse merecedoras de este galardón−, en esta ocasión la ganadora fue Fight For You de la cantante H.E.R., cuyo tema pertenece a la cinta Judas and the Black Messiah.

En esta terna estuvieron nominadas: ‘Fight for you’, de ‘Judas y el mesías negro’; ‘Hear my voice’, de ‘El juicio de los 7 de Chicago’; ‘Husavik (My hometown)’, de ‘La historia de Fire Saga’; ‘Speak now’, de ‘Una noche en Miami’; ‘Io sì (Seen)’, de ‘La vida por delante’, las cuales muestran no sólo la variedad de ritmos y nacionalidades presentes en la industria musical, sino que dejan claro que, tras la pandemia, la Academia está abierta a modernizar no sólo los “rituales” de la ceremonia, sino también su contenido.

Y es que aceptémoslo, así como las temáticas de las cintas se han modernizado y adaptado al momento social que vivimos, las canciones elegidas para ellas las inundan de una gran fuerza ¿Te imaginarías cómo sería El guardaespaldas sin la voz de Whitney Houston o Titanic sin la poderosa interpretación de Celine Dione? Sin duda no serían lo mismo y esto es porque las frases de canciones influyen en gran medida no sólo a propagar el mensaje de la obra, sino para acercarnos al contenido de la misma.

En este caso, la canción de H.E.R contiene una letra de protesta que va de la mano con el Black Lives Matter −movimiento que ha tomado fuerza mediática por el abuso de autoridad que viven las personas de color en los Estados Unidos y que tristemente han cobrado la vida de mucha gente−, sirviendo también como soporte para la historia contada en Judas and the Black Messiah.

Traduciendo una de las primeras líneas tenemos “Sus armas no juegan justo, lo que teníamos era un predicador, estaba en sus planes lavarse la sangre de sus manos”, esto haciendo alusión al sentido de la traición que el protagonista recibirá por un infiltrado. Siguiendo con el tema de protesta, tenemos “No podemos soportarlo más, esto no puede ser ignorado, cuando toquen a tu puerta ¿estarás listo para la guerra?”.

El coro que da nombre a la canción también da un fuerte mensaje no sólo de resistencia, sino de hermandad: “Yo siempre pelearé por ti”, haciendo alusión a todas las personas que han muerto víctimas del racismo y cuyos nombres se mantienen como estandarte del movimiento.

Las canciones, así como la música, no son solo un acompañamiento de la cinta, sino un elemento más de la misma. Éste sirve para sintetizar en menos de cinco minutos el mensaje que se quiere transmitir en el largometraje, además que transmitirse más veloz y mediática –gracias a las plataformas como Spotify  el propio You tube−, llegando a más personas. Esa es la magia de la música, que muchas veces incluso sin entender por completo la letra puedes comprender el mensaje.

Ivonne Koike

Licenciada en Comunicaión y periodismo, otaku y amante de la lectura. Creadora de contenido y un poquito rara y loca.