Claudia Acuña lanza su nuevo disco “DUO” con importantes figuras del Jazz internacional

Este nuevo trabajo musical de la artista es un viaje de instrospeción y reflexión, la reinvención y cómo la música es vital para su vida. Después de su debut en la escena de Nueva York en la década de 1990, lanzó cinco álbumes de estudio.  Luego de convertirse en madre su ritmo de trabajo y vida tuvo un giro en donde tuvo que adaptarse y transformarse.  Como un ave fénix resurgiendo de las cenizas, regresó renovada y renacida en 2019 con el Álbum Turning Pages, que la llevó a la nominación del Latin Grammy, una obra muy exitosa en dónde puso al desnudo sus vivencias

El 2020 el mundo se paralizó y fue un momento para reflexionar, cada uno vivió su propia “pandemia”, cuestionandonos en muchos apectos de la vida. Lo que llevó a Claudia a la necesidad de volver a grabar y entrar al estudio. Por lo que decidió grabar un álbum de duetos de canciones de su país natal Chile. Mientras el mundo se detuvo, Acuña se tomó este tiempo para recordar el pasado, para re-encontrar el núcleo y reconectarse con la música. El resultado es DUO, 9 canciones grabadas con algunos de los mejores músicos del mundo. Entrar al estudio con gente como Fred Hersch, Christian Mcbride y Kenny Barron para una grabación íntima la puso en un lugar único, en donde la comodidad de la experiencia marcaron la pauta. La sencillez de artistas de un nivel altísimo conectados a través de la esencia de la música  y el sentir dejando  que fluya a través de ellos, la llevó a un nuevo resultado único.

Siete de las canciones de DUO provienen de compositores provenientes de Chile, Cuba, Argentina y México, y una del gran Chick Corea. El tema final es la única composición original de Acuña y habla de su relación con la Madre Tierra. ‘…al final del día todos caminamos solos, y podemos descubrir nuestra belleza cuando vemos a la Tierra y a nosotros como uno solo’.

Nacida el 3 de julio de 1971 en Santiago y criada en Concepción, Acuña se estableció en la escena del jazz chileno a los 20 años. Cuando llegó a la ciudad de Nueva York en 1995, Acuña rápidamente ganó reconocimiento como una voz líder en la escena que rápidamente estaba siendo transformada por una ola de brillantes músicos latinoamericanos.  Se sumergió en colaboraciones con maestros como Jason Lindner, Harry Whitaker, Arturo O’Farrill, Guillermo Klein, Avishai Cohen, Branford Marsalis, George Benson, Louie Vega, Danilo Perez y Tom Harrill.

Durante gran parte de la última década, puso su carrera discográfica en un segundo plano para centrarse en criar a su hijo. En lugar de hacer giras, se ha quedado más cerca de casa, donde su aguda inteligencia y espíritu intrépido la han convertido en la vocalista destacada por muchas de las figuras del jazz.

Jorge Luis Medina Picazo