Así es como The Cure se llevó la noche en México

Tras seis años desde su última visita a México, la espera cada vez era más, en 2013 The Cure dejó un gran sabor de boca con su magnífico show de cuatro horas, reviviendo más de treinta y cuatro años de carrera en una sola noche. Los fans esperaron con ansias el regreso de la banda originaria de Inglaterra.

En Agosto la espera terminó, una única fecha en Latinoamérica emocionó a los miles de fanáticos de la Ciudad de México, The Cure volvía para declarar su amor a nuestra ciudad, así como los amantes de la banda demostraron su pasión hacía ellos agotando sesenta y cinco mil entradas en menos de una hora.

Dos meses y por fin llegó el día, desde las ocho de la mañana fanáticos de la agrupación se formaban fuera de las instalaciones del Foro Sol para entrar a las 5 de la tarde y ser los primeros en la pista, no importó el frío ni el hambre, pues el amor por su banda favorita puede más que cualquier otra cosa.

A las 7 de la noche, cientos de aficionados con asientos numerados, esperaban a sus acompañantes dentro de la estación del metro Ciudad Deportiva de la línea 9 para poder ingresar al recinto, se observaban jóvenes con un look parecido al de Robert Smith (vocalista de la Banda), adultos tatuados de brazos e incluso en la cabeza, algún músico de la agrupación o hasta el mismo nombre de la banda.

Al salir de la estación podías ver la emoción en los rostros de niños, jóvenes y adultos, pues solo faltaban dos horas para que empezará el show, mientras se detenían a curiosear o adquirir algún recuerdo del concierto con los distintos vendedores plantados a lo largo de la entrada del Foro sol; playeras, sudaderas, tazas, termos, collares, pines y hasta ropa para bebe se miraban en los distintos puestos.

Dieron cuatro para la ocho de la noche y culminaba la presentación de una de las tres bandas teloneras del show, The Twilight Sad cerró y se despidió de México.

Al dar las nueve y diez de la noche las luces se apagaron y era un hecho lo que pasaría, The Cure estaba de vuelta, entre gritos, porras y lágrimas, Plaingsong fue la que abrió el concierto y dio inicio a una larga noche. La gente cantaba y se movía al ritmo de la música de The Cure, pero al sonar el tema Lovesong el público se puso eufórico, lo mismo con temas como: In Beetween Days, Just Like Heaven, A Forest, Primary, Desintegration; eso sí, ninguna canción no mencionada fue menos querida que las demás.

A pesar de no tener un show muy visual, la agrupación de Crowley sabe cómo cautivar a su público, ya que al hacer el primero de sus dos encores (descanso) la banda hizo temblar todo el Foro sol, pues esa parte estuvo llena de temas emblemáticos de la banda como: Lullaby, The Caterpillar, The Lovecats, Hot Hot Hot!!!, The Walk,Let’s Go to Bed, Friday I’m in Love, Close to Me, Why Can’t I Be You?

Dieron once y media de la noche y el show seguía sacudiendo las almas de las 65 mil que abarrotaron el Foro Sol pues después del segundo respiro, The Cure volvía al escenario para su último encore y decidieron poner a bailar a todos los fanáticos con los temas Killing  an Arab y  Boys Don’t cry, se notaba la emoción en los alrededores, todos bailaban y gritaban descontrolados, pues una vez más la agrupación inglesa logró enamorar a México.

En punto de las doce la magia de la música se acabó, se apagaron las luces del escenario y así culminó la visita del quinteto que hizo historia una vez más en México, solo quedaba caminar por las curvas del autódromo hermanos Rodríguez, para esperar el transporte o hasta que las puertas de las estaciones del metro se abrieran a las cinco de la mañana.

Jorge Luis Medina Picazo